• Alexander J. Drueke (izda,) y Andy Tai Huynh, dos mercenarios estadounidenses desaparecidos en Ucrania.
Publicada: martes, 21 de junio de 2022 0:51
Actualizada: martes, 21 de junio de 2022 1:24

Rusia confirma que los dos soldados estadounidenses que han sido capturados deben ser castigados por sus delitos cometidos durante la guerra en Ucrania.

Deberían ser responsabilizados por los crímenes que han cometido y esos delitos deben ser investigados. Están detenidos en el lugar correcto para garantizar que la investigación de sus crímenes se realice”, ha ratificado este domingo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en una entrevista concedida para la cadena de televisión estadounidense MSNBC.

Según el vocero ruso, los mercenarios capturados son “soldados de la fortuna” que han participado en acciones ilegales en las fronteras de Ucrania, dispararon hacia soldados rusos y participaron en el bombardeo a militares rusos. Por lo tanto, ellos tienen que rendir cuentas por sus delitos.

En este contexto, Peskov ha detallado que dos exmilitares norteamericanos no son parte del Ejército de Ucrania, y por esta razón el Convenio de Ginebra no se aplica a ellos. Al preguntar que, si los dos soldados son prisioneros de guerra, ha afirmado que “no entraría a explicar el aspecto legal del cautiverio. [...] Una cosa se queda clara, han cometido crímenes”.

 

Conforme a lo detallado por medios locales, Alexander J. Drueke, que trabajó en el pasado en el Ejército de EE.UU., y Andy Tai Huynh que estuvo en el cuerpo de Marines, estaban combatiendo cerca de Járkov, Ucrania, hasta la semana pasada, desde cuando llevan desaparecidos.

En este sentido, el portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, alertó el pasado miércoles a “soldados de fortuna” que luchan del lado de los neonazis ucranianos o solo tienen la intención de unirse a ellos, que enfrentarán la pena de muerte.

Aunque Ucrania no ha dado cifras exactas del número de los mercenarios que luchan contra las fuerzas rusas, Moscú da a conocer que casi 7000 extranjeros procedentes de más de 60 países —principalmente de Polonia, Estados Unidos, Canadá y Rumanía— se han unido a las fuerzas ucranianas.

nrl/hnb