• Prueba del misil balístico intercontinental ruso Sarmat en la región de Arcángel, 20 de abril de 2022. (Foto: Reuters)
Publicada: viernes, 20 de mayo de 2022 13:15

El misil balístico intercontinental ruso Sarmat, también conocido como Satan-2, es capaz de demoler la mitad de cualquier continente hostil a Rusia.

El pasado 20 de abril, el Ministerio ruso de Defensa anunció la prueba con éxito del misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) Sarmat desde un cosmódromo en la región de Arcángel, en la zona noroccidental de Rusia.

Según el portal ruso de aviación Avia.pro., Dmitry Rogozin, director general de la agencia espacial rusa Roscosmos, detalló el jueves que el poder destructivo de este misil es tal que puede golpear un gran área.

“Tal misil puede demoler la mitad de la costa de algún gran continente que nosotros podemos no gustar debido a su política agresiva”, ha resaltado el funcionario ruso.

Rogozin ha dicho que, aparentemente, no existe una posibilidad real para la interceptación exitosa de este misil hoy en día, al menos entre los países que no son amigos de Rusia.

 

Durante los últimos años, Rusia se está dedicando a modernizar gran parte de su armamento, incluidos misiles, cazas y tanques, para hacer frente a los posibles ataques contra su seguridad proveniente de las fuerzas de Estados Unidos y sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desplegadas en los países limítrofes en el flanco occidental del vasto territorio de la Federación Rusa.

Sarmat figura entre los misiles de próxima generación de Rusia que el presidente ruso, Vladimir Putin, los considera “invencibles”.

El misil ruso tiene un alcance de 18 000 kilómetros y una masa al despegue de 208,1 toneladas, con una carga útil de alrededor de 10 toneladas. Cuenta con la capacidad para alcanzar objetivos en toda Europa y alcanzar incluso territorio de Estados Unidos.

nkh/hnb