• El presidente ruso, Vladimir Putin, Moscú, 17 de noviembre de 2021. (Foto: kremlin.ru)
Publicada: viernes, 19 de noviembre de 2021 14:29
Actualizada: viernes, 19 de noviembre de 2021 16:55

El presidente de Rusia destaca las fuertes relaciones entre su país y América Latina, ratificadas a partir de la postura regional respecto a la pandemia.

En una reunión ampliada de la junta directiva de la Cancillería de Rusia, Vladimir Putin aseguró que los vínculos con Latinoamérica siempre fueron grandes y que en ese continente hay un grupo de países con los que Moscú mantiene relaciones tradicionales estrechas y buenas, según consignó el portal informativo del Kremlin.

El mandatario hizo hincapié en la importancia de impulsar el mantenimiento de estos nexos en cualquier formato, ya que, afirmó, está aumentando el número de los Estados del continente americano que les interesa fortalecer lazos con Moscú, sobre todo en relación con el suministro de medicamentos contra la COVID–19 para esa región.

Rusia ha fortalecido su relación con países del continente, entre ellos Cuba, Venezuela, Argentina y otros, por eso Putin precisó que “este círculo se está expandiendo, por lo que debemos mantener este proceso en marcha”.

 

En otro momento de su discurso, Putin advirtió que, desde el Occidente, planean dividir los lazos que sostienen Rusia y China, los cuales, a su juicio, son un modelo de interacción interestatal efectiva en el siglo XXI y alcanzaron el nivel más alto en la historia, de manera tal que constituye una asociación estratégica integral.

“Determinados Estados occidentales están tratando de crear división entre Rusia y China, pero Moscú y Pekín, en respuesta a esto, continuarán ampliando la cooperación y coordinando pasos en el escenario internacional”, adelantó.

Rusia, junto a China, está aumentando sus relaciones con los países latinoamericanos en distintos ámbitos, entre ellos los tecnológicos, económicos y militares, en medio de las políticas agresivas de EE.UU. contra ciertas naciones de la región.

Por su parte, Washington acusa a Pekín y Moscú de desafiar su influencia en América Latina, zona que considera su “patio trasero” y donde busca imponer nuevamente las políticas basadas en la doctrina Monroe.

sbr/ncl/hnb