• El presidente de Rusia, Vladímir Putin, y su par de China, Xi Jinping, reunidos en Moscú, 5 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 19 de mayo de 2021 14:01

La cooperación entre Rusia y China alcanza su nivel más alto por la construcción de 4 reactores nucleares con tecnología rusa en el suelo chino, afirma Putin.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, y su homólogo de China, Xi Jinping, han inaugurado este miércoles por videoconferencia un proyecto de construcción de cuatro unidades de generación de energía nuclear con tecnología rusa en dos centrales nucleares chinas que se prevé su entrada en servicio para dentro de 5 a 7 años.

“Los especialistas rusos y chinos realizan un proyecto insignia conjunto realmente significativo. Se construyen reactores nucleares de diseño ruso potentes y modernos que cumplen con todos los requisitos de seguridad y más altos estándares ecológicos”, ha destacado el mandatario ruso.

Tras subrayar en que Rusia y China han alcanzado avances significativos en la consolidación de la cooperación multidimensional y la confianza mutua en todos los ámbitos como en la política, los asuntos internacionales, el comercio y la economía, así como en los intercambios cultural-humanitarios, el líder ruso ha anunciado que “se puede decir que ahora las relaciones ruso-chinas alcanzaron el nivel más alto en la historia”.

Por su parte, el dirigente chino, en su discurso telemático, ha precisado que se trata de un proyecto ambicioso y seguro que representa el alto nivel de cooperación pragmática alcanzado entre Pekín y Moscú.

Además, Xi ha propuesto crear un sistema más abierto de gestión de la energía global al hacer hincapié en que la tarea de todos los países consiste en la lucha contra el cambio climático. “China y Rusia, como potencias responsables, deben contribuir a la realización de un mayor número de proyectos con bajas emisiones de carbono”, ha declarado.

¿En qué consiste esta cooperación bilateral en ámbito nuclear entre Rusia y China?

El plan, que forma parte de un paquete de acuerdos suscritos entre ambas naciones durante la visita de Putin a China en 2018, planea la construcción de las unidades 7 y 8 de la central nuclear de Tianwan, en la provincia china de Jiangsu (este), y las unidades 3 y 4 de la central de Xudapu, en Liaoning (noreste).

La Corporación Nacional Nuclear de China realizará la construcción de las unidades, mientras la corporación estatal rusa Rosatom proporcionará equipamiento y prestará asistencia técnica. Una vez entradas en servicio, prevista para los años 2026 y 2028, respectivamente, China podrá reducir sus emisiones de dióxido de carbono.

La central nuclear de Tianwan, situada en la provincia china de Jiangsu (este), en fase de construcción.

 

Los rotativos del gigante asiático han detallado que la potencia total de las 4 unidades en cuestión alcanzará los 4800 megavatios y, además, serán equipadas con reactores nucleares rusos del tipo VVER-1200 (refrigerado y moderado por agua) de tercera generación 3+.

Según el diario chino Global Times, las cuatro unidades tienen un valor contractual de 3111 millones de dólares, aunque que el costo total del proyecto podría superar los 15 557 millones de dólares.

¿Qué desafíos globales motivan la estrecha cooperación bilateral entre China Y Rusia?

Rusia y China, siendo ambas dos superpotencias nucleares y militares, desde hace mucho tiempo han venido defendiendo un mundo multipolar en aras de preservar la estabilidad y la seguridad de todas las naciones del globo traqueo. En contraposición a esta postura, se haya la amparada por un EE.UU., que, en busca de ampliar sus horizontes hegemónicos para sus réditos geopolíticos, no duda en intervenir militarmente y punitivamente en otros pueblos sin importarle en lo más mínimo las consecuencias que se enfrentarían estas poblaciones.

Es por ello que, los sucesivos líderes de China y Rusia han brindado su apoyo personal al fomento de los vínculos de cooperación en los ámbitos económico, político, diplomático, e incluso militar, además de apostar por mantener una activa presencia en los foros globales con objetivo de encarar el unilateralismo de EE.UU., que se traduce, entre otros temas, en su desaire a la lucha contra el cambio climático.

krd/rba/hnb