• Integrantes del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, por sus siglas en ruso).
Publicada: domingo, 18 de abril de 2021 0:35
Actualizada: domingo, 18 de abril de 2021 1:56

Rusia detuvo a dos ciudadanos bielorrusos que estaban preparando un complot para derrocar al presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko.

Según recoge la agencia rusa de noticias Sputnik, el Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, por sus siglas en ruso) informó el sábado del arresto de dos ciudadanos bielorrusos en Moscú (capital rusa) cuando planeaban un golpe de Estado para el próximo 9 de mayo contra el Gobierno de Lukashenko.

Uno de los hombres arrestados, Aleksander Feduta, era el portavoz de la Administración de Lukahsenko cuando fue elegido por primera vez en 1994 como presidente de Bielorrusia, pero luego se unió a la oposición rusa. El otro, Yuri Zenkovich, es un abogado que tiene doble ciudadanía bielorrusa-estadounidense.

La agencia rusa señaló que los dos sospechosos, que ya han sido entregados a Bielorrusia, viajaron a Moscú para reunirse con generales bielorrusos opositores y planear la “eliminación física” de todos los dirigentes de la República bielorrusa y eligieron el 9 de mayo, día del Desfile de la Victoria, como fecha para realizar un golpe de Estado.

Planeaban realizar un golpe de Estado militar en Bielorrusia siguiendo el guión de las revoluciones de colores e involucrando a nacionalistas ucranianos y bielorrusos, así como la eliminación física del presidente Alexander Lukashenko”, señala el FSB.

 

Conforme a la información recibida de sus mensajes privados en una mensajería instantánea, los socios bielorrusos habían detallado que el plan de golpe militar incluiría la toma de centros de radio y televisión para transmitir su llamado al pueblo, así como bloquear en Minsk, capital bielorrusa, las tropas internas y las unidades de la policía antidisturbios leales al actual Gobierno bielorruso.

Además, según el FSB, se preparaba un “apagón total del sistema energético” de Bielorrusia para paralizar la labor de los organismos de seguridad y del orden. Asimismo, estaba previsto que la fase activa se llevara a cabo por los “grupos armados”.

Según el medio ruso, el objetivo era cambiar el orden constitucional del país eliminando el cargo de presidente y encargando el gobierno a un “Comité de reconciliación nacional”.

Las autoridades investigadoras de Bielorrusia procesarán a Zenkovich y Feduta por sus delitos de conspiración y otras acciones cometidas con el objetivo de tomar el poder del Estado tipificados en el artículo 357 del Código Penal de Bielorrusia.

Por su parte, el mandatario bielorruso ha declarado en esta misma jornada a la televisión bielorrusa que las investigaciones han encontrado evidencia de participación extranjera en el presunto complot, “muy probablemente el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés)”, ambos de EE.UU., ha destacado Lukashenko.

En las elecciones presidenciales del 9 de agosto de 2020, Lukashenko obtuvo el 80,1 % de los votos, pero la oposición bielorrusa ha denunciado un supuesto fraude en el trámite de los comicios presidenciales y realizado protestas contra el resultado de los comicios.

El mandatario bielorruso acusó en reiteradas ocasiones a EE.UU. de dirigir las protestas antigubernamentales con la complicidad de la Unión Europea (UE).

sar/ncl/rba