• El embajador ruso en Londres, Andréi Kelin, ofrece una entrevista a la cadena británica BBC, 18 de julio de 2020.
Publicada: domingo, 19 de julio de 2020 10:04
Actualizada: domingo, 19 de julio de 2020 11:35

Rusia considera como “tonterías” las observaciones de ciertos países occidentales que le acusan de robar datos para desarrollar una vacuna contra el coronavirus.

El Reino Unido, EE.UU. y Canadá emitieron el jueves un comunicado conjunto en el que acusaron a espías rusos de intentar usurpar la propiedad intelectual de los laboratorios y universidades que trabajan en el desarrollo de una vacuna contra el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19. Londres se mostró “casi seguro” de los hechos.

El embajador ruso en Londres, capital del Reino Unido, Andréi Kelin, tildó de “tonterías” las referidas acusaciones en una entrevista concedida el sábado a la cadena británica BBC. “No creo en tal cuento en lo absoluto, no tiene sentido”, subrayó.

El diplomático ruso aprovechó la ocasión para refutar también las declaraciones del secretario británico de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, quien acusó el mismo jueves a Rusia de “haber buscado interferir” en los comicios de 2019.

Moscú, de acuerdo con el Kremlin, no ha deseado ni desea injerir en la política británica, elecciones incluidas, porque al Kremlin le da igual quien encabece el país, los conservadores o los laboristas. Todo lo que busca, en cualquier caso, es mantener buenas relaciones con el Reino Unido, “mejores que las actuales”.

 

“Yo no veo ningún punto en usar tal tema como una cuestión de injerencia (…) Nosotros no interferimos en absoluto”, sostuvo el representante del presidente ruso, Vladimir Putin, en el Reino Unido.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, a su vez, se limitó a decir que Rusia “no tiene que ver” con supuestos ciberataques, mientras tildó de “infundados” los alegatos sobre la supuesta injerencia electoral rusa.

Por su parte, la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, consideró “poco clara y contradictoria” la declaración desde Londres. “Es casi imposible entenderla (...) Si hablan, que presenten hechos”, retó.

El Occidente trata de intensificar la retórica hostil y lanzar acusaciones contra Rusia, en medio de los esfuerzos de este país, que juntos a varios otros, trata de hallar una vacuna para detener la rápida propagación del letal virus, que ha matado hasta la fecha, a más de 600 000 personas en el mundo, conforma a datos globales.

La vacuna rusa contra la COVID-19 ha concluido con éxito la primera fase de las pruebas clínicas. Los resultados a pequeña escala en humanos han mostrado que su uso es seguro.

ask/ctl/fmk/mkh