• Muestra de una vacuna contra el coronavirus.
Publicada: jueves, 16 de julio de 2020 22:00

El Centro Nacional de Ciberseguridad (NCSC) del Reino Unido acusa a Moscú de intentar robar información sobre los proyectos de vacunas contra la COVID-19.

Mediante un comunicado emitido el jueves, el NCSC conjuntamente con la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por siglas inglesas) de EE.UU., y la autoridad canadiense de ciberseguridad (Canadian Communication Security Establishment), han acusado a Moscú de intentar hacerse con la vacuna contra el nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, después de que algunas organizaciones científicas centradas en la lucha contra la pandemia fueran atacadas a través de un software dañino.

Según alega el Gobierno británico, NCSC, tiene “una certeza del 95 %” de que los ataques contra científicos forman parte de una campaña global del grupo identificado como APT29, —APT corresponde a las siglas de ‘amenaza avanzada persistente’, en inglés—, que busca usurpar los secretos de la búsqueda de la vacuna, que vienen por parte de Moscú.

“Condenamos estos ataques despreciables contra aquellos que desempeñan un trabajo vital para combatir la pandemia del coronavirus” ha indicado el director de operaciones del NCSC, Paul Chichester, para luego alegar que Londres junto con sus aliados, se encuentra “comprometido a proteger los activos más críticos”.

Por otra parte, el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, mediante un comunicado, emitido en la misma jornada, ha considerado dichos ataques “irresponsables” por parte de los servicios de inteligencia rusos, “que han estado recogiendo información sobre desarrollo e investigación de la vacuna contra la COVID-19″.

 

Ante estas acusaciones, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en un diálogo con a la agencia rusa de noticias Sputnik, ha asegurado que Moscú no dispone de información sobre los autores de ciberataques contra empresas farmacéuticas y centros de investigación en el Reino Unido, y “solo podemos decir que Rusia no tiene nada que ver con estos intentos”.

También, la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, a su vez, ha afirmado que las declaraciones del Gobierno británico son “tan nebulosas y contradictorias que son prácticamente incomprensibles”.

En esta misma línea, el jefe del Fondo de Inversiones Directas de Rusia (RFPI, por sus siglas en ruso), Kiril Dmítriev, en una entrevista con Times Radio, ha enfatizado que Londres y sus aliados, tratan de “manchar” al medicamento ruso, que puede convertirse en el primero contra la enfermedad mortal en el mercado.

shz/lvs/mkh