• Integrantes del grupo terrorista Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham), vinculado a Al-Qaeda, en Siria.
Publicada: martes, 25 de febrero de 2020 1:49

Rusia considera inaceptable entablar un diálogo con el grupo terrorista sirio Frente al-Nusra, como lo ha sugerido Estados Unidos.

Moscú considera inaceptables las declaraciones hechas por los funcionarios de Washington sobre la posibilidad de mantener un diálogo con Frente al-Nusra”, ha dicho este lunes el canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, durante una conferencia de prensa conjunta celebrada con su homólogo de Tayikistán, Sirojiddin Muhriddin.

El jefe de la Diplomacia rusa ha subrayado que el Kremlin está muy preocupado por la actitud que ciertos países occidentales, incluido Estados Unidos, han adoptado respecto al Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham), una organización terrorista que lidera a otros grupos afines, como Hayat Tahrir Al-Sham, y que entre todos han estado atemorizando a la población siria desde el inicio del estallido de la crisis en 2011.

Tras recordar que Frente Al-Nusra y Hayat Tahrir Al-Sham no solo están oficialmente incluidas en las listas de organizaciones terroristas del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), sino también en la de EE.UU., Lavrov ha lamentado que algunos funcionarios estadounidenses consideren mantener conversaciones con estos grupos takfiríes.

 

El rechazo de Moscú está dirigido a las recientes declaraciones del enviado especial de Estados Unidos para Siria, James Jeffrey, quien sugirió que Hayat Tahrir Al-Sham no es una organización tan terrorista y, por tanto, sería posible establecer un diálogo con este grupo en algunas circunstancias.

Las declaraciones del titular de Asuntos Exteriores ruso de algún modo estarían aludiendo a los constantes apoyos que los estadounidenses han estado prestando a las facciones terroristas desde el inicio del conflicto sirio con el único objetivo de buscar el derrocamiento del Gobierno de Siria, presidido por Bashar al-Asad.

En paralelo y desde el principio, Rusia, por su parte, ha rechazado las posturas injerencistas de EE.UU. en Siria y denunciado que Washington respalda a los grupos extremistas en este país árabe con el fin de que estos le ayuden a apoderarse de los recursos naturales sirios.

De hecho, Washington haciendo uso de los elementos terroristas del Frente Al-Nusra ha estado expoliando los campos petrolíferos de la región noroccidental siria de Idlib, una zona considerada el último bastión de los extremistas en el país árabe y donde el Ejército de Siria, con apoyo aéreo de Rusia, ha lanzado una exitosa campaña antiterrorista para acabar con estas agrupaciones radicales.

krd/ncl/hnb

Comentarios