• Vehículos militares de EE.UU. desplegados en el norte de Siria, 6 de noviembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 18 de febrero de 2020 23:27
Actualizada: miércoles, 19 de febrero de 2020 0:24

El Ministerio de Defensa de Rusia ha acusado este martes a Estados Unidos de saquear abiertamente y sin ceremonias los campos de petróleo en Siria.

“Por un lado, los campos de petróleo, el territorio donde se produce el petróleo, están controlados por Estados Unidos. Allí hay un saqueo abierto y sin ceremonias de las riquezas que pertenecen a Siria y al pueblo sirio”, ha denunciado el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu.

Además, Shoigu añade que EE.UU. con sus sanciones está impidiendo el suministro de petróleo a los sirios. Los afectados por el conflicto en el país árabe necesitan calor, agua caliente y electricidad, que proceden de unos hidrocarburos que se ha prohibido suministrar allí, y ellos mismos no siempre son capaces de producirlos, explica.

Tras informar el pasado 6 de octubre de la retirada de los soldados norteamericanos del noreste de Siria, el presidente de EE.UU., Donald Trump, revertió más tarde su decisión ordenando que un “pequeño número de soldados” permaneciera en el país árabe “en áreas donde hay petróleo”.

 

Desde el propio país norteamericano, expertos en temas jurídicos han advertido de que no hay ningún argumento legal sólido para justificar que Washington se quede en Siria por el petróleo.

La agencia turca de noticias Anadolu confirmó hace poco que actualmente 6 de las 16 bases estadounidenses ya evacuadas están nuevamente llenas de uniformados. El nuevo despliegue militar de EE.UU., de acuerdo con el medio turco, se centra en los alrededores de los campos petroleros del este de Siria.

Damasco ha denunciado la presencia ilegal de EE.UU. en su territorio y acusa a Washington de saquear flagrantemente los recursos petroleros sirios ante el mutismo internacional.

El presidente sirio, Bashar al-Asad, criticó la obsesión de Washington por el petróleo sirio y, a su juicio, esto demuestra el estilo nazi patente en la política de Trump.

alg/shz/nii/