• Los llamados cascos blancos usan a niños para escenificar un ataque químico en Duma (Siria), 7 de abril de 2018.
Publicada: sábado, 30 de marzo de 2019 0:45
Actualizada: sábado, 30 de marzo de 2019 2:38

Rusia advierte de planes de Francia y Bélgica para organizar una nueva provocación química en Siria y luego culpar de la agresión a Damasco.

El jefe del Centro ruso para la reconciliación en Siria, el teniente general Víktor Kupchishin, ha alertado este viernes de que grupos armados están preparando provocaciones con el uso de sustancias tóxicas en la provincia noroccidental de Idlib para luego culpar a Rusia y a las fuerzas del Gobierno sirio de atacar a civiles.

Bajo el control de los servicios de inteligencia franceses, estas sustancias venenosas fueron entregadas el pasado 23 de marzo desde la localidad de Serakab en Idlib a tres aldeas sirias, ha agregado Kupchishin.

El funcionario ruso ha señalado, además, que se ofrecen remuneraciones de 100 dólares por participar en la grabación de escenas de uso de armas químicas, según recoge la agencia estatal rusa de noticias TASS.

“Es posible que los organizadores de la provocación utilicen sustancias venenosas reales para lograr la ‘autenticidad’ de los materiales fotográficos y de vídeo”, ha indicado.

Es posible que los organizadores de la provocación utilicen sustancias venenosas reales para lograr la ‘autenticidad’ de los materiales fotográficos y de vídeo”, advierte el jefe del Centro ruso para la reconciliación en Siria, el teniente general Víktor Kupchishin, sobre la posible provocación química en la provincia de Idlib, noroeste de Siria.


Conforme al Centro ruso para la reconciliación en Siria, entre el 14 y el 27 de marzo las agencias de inteligencia belgas grabaron vídeos de ataques aéreos, llevados a cabo por las fuerzas aéreas rusas contra posiciones de grupos terroristas en Idlib, con el fin de utilizarlos posteriormente como “pruebas” del uso de armas químicas.

Desde el inicio de la crisis en Siria, se han cometido ataques químicos, de los que a veces se culpa al Gobierno del presidente Bashar al-Asad. Damasco, a su vez, siempre ha rechazado las acusaciones y responsabiliza a los “Estados patrocinadores del terrorismo” de tales ataques tóxicos y exigido al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) castigar a sus responsables.

fmk/ncl/rba

Comentarios