• El director del Departamento de América Latina de la Cancillería rusa, Alexánder Schetinin.
Publicada: martes, 5 de marzo de 2019 15:42
Actualizada: martes, 5 de marzo de 2019 18:56

Rusia considera las nuevas retóricas de Bolton contra Cuba una muestra de los esfuerzos de EE.UU. por reconfigurar América Latina en base a sus intereses.

“Esta es otra declaración completamente alocada de un representante de la Administración estadounidense, que se ha propuesto ajustar sus patrones a la región de América Latina”, ha declarado este martes, a la agencia local RIA Novosti, el director del Departamento de América Latina de la Cancillería rusa, Alexánder Schetinin. 

Schetinin ha denunciado, de este modo, los comentarios realizados por el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, quien amenazó el lunes con endurecer las restricciones financieras a las fuerzas militares de Cuba por apoyar al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

El propio Bolton ya había afirmado en otra ocasión que hay, supuestamente, un “ejército de 25 000 efectivos cubanos en Venezuela”, imputación que las autoridades de la isla han negado de forma tajante.

Esta es otra declaración completamente alocada de un representante de la Administración estadounidense, que se ha propuesto ajustar sus patrones a la región de América Latina”, dice el director del Departamento de América Latina de la Cancillería rusa, Alexánder Schetinin, a raíz de las recientes amenazas de John Bolton a Cuba.

 

Para Schetinin, las “absolutamente inaceptables” acusaciones de Bolton contra Cuba constituyen una señal de que es totalmente falsa la defensa de Washington de “la restauración de la democracia” en Venezuela.

Al respecto, el diplomático ruso ha aludido a los esfuerzos de la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, por “configurar los países latinoamericanos según los criterios estadounidenses”.

En un acto celebrado poco después de las declaraciones de Bolton, Washington habilitó sus tribunales para acoger demandas contra las compañías de Cuba que usan propiedades incautadas a ciudadanos, ahora estadounidenses, tras la Revolución cubana.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, tachó de irresponsable la medida estadounidense, acusando al país norteamericano de buscar recrudecer el injusto bloqueo contra La Habana y asfixiar la economía de la nación caribeña.

Tanto Cuba como Venezuela han sido objeto de las presiones de Washington, que no deja de inmiscuirse en los asuntos de los países latinoamericanos, so pretexto defender la democracia.

Moscú ha apoyado, a su vez, en reiteradas ocasiones a dichas naciones, en concreto a Cuba y Venezuela, ante las políticas hostiles e injerencistas de EE.UU., que persiguen, conforme a varias figuras y analistas, desatar una guerra regional.

tqi/anz/tmv/rba

Comentarios