• El presidente ruso, Vladimir Putin, participa en una ceremonia conmemorativa por el Día de la Armada en Baltiysk (noroeste).
Publicada: domingo, 13 de enero de 2019 8:23
Actualizada: domingo, 13 de enero de 2019 9:22

Sudán afirma que un acuerdo con Rusia sobre la escala portuaria podría traducirse en una presencia militar rusa permanente en el mar Rojo.

El primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, aprobó el miércoles un proyecto de acuerdo con Sudán sobre la entrada simplificada de buques de guerra rusos y sudaneses en los puertos de ambos países.

Pronunciándose al respecto, el presidente del Comité de Defensa del Parlamento sudanés, el teniente general Al-Hadi Adam, afirmó el sábado que el convenio en cuestión podría derivar en una presencia militar rusa de carácter permanente en el mar Rojo.

“Estamos discutiendo la fecha para la escala portuaria. La aprobaremos si ambos países llegan a un acuerdo. El tratado allanará el camino para (alcanzar) más acuerdos y mayor cooperación… posiblemente una base (militar) rusa en el mar Rojo”, indicó Adam a la agencia rusa de noticias Sputnik.

La escala portuaria rusa, según el alto mando castrense sudanés, ofrecerá a la Armada sudanesa la oportunidad de operar con equipos militares rusos y entrenar a sus fuerzas con la ayuda de Rusia. Asimismo, se manifestó convencido de que el acuerdo fortalecerá los lazos estratégicos entre ambos países.

Estamos discutiendo la fecha para la escala portuaria. La aprobaremos si ambos países llegan a un acuerdo. El tratado allanará el camino para (alcanzar) más acuerdos y mayor cooperación… posiblemente una base (militar) rusa en el mar Rojo”, indica el presidente del Comité de Defensa del Parlamento sudanés, el teniente general Al-Hadi Adam.

¿Cuáles son los términos más importantes del acuerdo de la escala portuaria?

En el marco del pacto, “en el mar territorial, las aguas interiores y los puertos del Estado receptor se podrán encontrar de manera simultánea no más de siete buques de guerra del Estado que los envió”.

Los tripulantes de los buques extranjeros podrán desembarcar sin armas en el Estado receptor, que deberá, a su vez, garantizar la seguridad de la tripulación durante su estancia temporal en su territorio.

Está previsto que el acuerdo esté vigente cinco años y se renueve automáticamente por un período de cinco años más.

El presidente ruso, Vladimir Putin (izq.), recibe a su homólogo sudanés, Omar al-Bashir, en la ciudad rusa de Sochi, 23 de noviembre de 2017.

 

Sudán, la llave a África

En los últimos dos años, Rusia ha enviado tropas a varios países africanos y está cerrando acuerdos militares con decenas de Estados, movimientos todos ellos que ponen de relieve su regreso al continente africano, rico en minerales y recursos naturales, como gas y petróleo.

El presidente sudanés, Omar al-Bashir, busca activamente la protección de Rusia frente a lo que define como “los actos agresivos de EE.UU.”, que, a su parecer, buscan dividir su país en cinco entidades diferentes.

Al-Bashir fue invitado a la ciudad rusa de Sochi en noviembre de 2017, pese a que sobre él pesaba, y aún sigue siendo así, una orden de busca y captura de la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de guerra en la región de Darfur (oeste de Sudán), pero no parece que eso le quite el sueño al mandatario ruso, Vladimir Putin, que ve las oportunidades que el país africano le brinda.

Sudán, conforme a Al-Bashir, tiene amplios lazos en África y puede ayudar a Rusia a desarrollar sus relaciones con otras naciones de la región.

“Sudán podría convertirse en la llave de Rusia a África. Somos miembros de la Unión Africana (UA). Mantenemos grandes relaciones con todas las naciones africanas y estamos dispuestos a ayudar”, declaró el presidente sudanés, subrayando el papel estratégico que desempeña su país como puente entre el mundo árabe y el continente africano.

ask/anz/fmk/hnb

Comentarios