• El presidente ruso, Vládimir Putin, posa para una foto durante la cumbre del G20, Argentina, 30 de noviembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 2 de diciembre de 2018 10:12

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, vuelve a destacar el papel de Irán en el éxito de cualquier proceso para solucionar la crisis que azota Siria desde 2011.

“Para arreglar la situación en Siria, hay que tomar en cuenta las posturas de Teherán y Damasco”, aseveró el sábado el mandatario ruso en declaraciones formuladas al término de la cumbre de G20 (Grupo de los Veinte países industrializados y emergentes del mundo) celebrada recientemente en Buenos Aires, la capital argentina, según recogió la agencia oficial rusa Interfax.

Refiriéndose a la formación de un comité para discutir la Constitución siria, Putin afirmó que se trata de un tema delicado y muy importante que requiere “mucha paciencia” para poder “cumplir con éxito este trabajo”.

Según el jefe del Estado ruso, no se puede dar ningún paso en esta línea sin tener en consideración el consentimiento del Gobierno sirio. La formación del comité “es complicada y tiene muchos ejes”, recordó.

Además abordó la cooperación con Turquía en torno a Siria, indicando que Ankará y Moscú están inquietos por la situación en la provincia noroccidental siria de Idlib y esperan que los esfuerzos conjuntos de ambas partes den como resultado la creación de una zona desmilitarizada en esta área.

Para arreglar la situación en Siria, hay que tomar en cuenta las posturas de Teherán y Damasco”, dijo e presidente ruso, Vládimir Putin.

 

“La situación en Idlib también nos preocupa. Vemos que nuestros socios turcos aún no han podido lograr todo (lo que está planeado), pero están trabajando. También vemos que están trabajando en la creación de una zona desmilitarizada”, detalló el 

Idlib es el último bastión de los grupos radicales y terroristas, en particular del Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham), vinculado a Al-Qaeda. Conforme a los acuerdos de reconciliación, a esa provincia llegaron los miembros de las bandas radicales que se negaron a abandonar las armas en Alepo, Homs y Guta Oriental, Daraa y Al-Quneitra.

Desde el estallido del conflicto sirio en 2011, el Gobierno iraní, a petición de Damasco, ha estado respaldando la campaña antiterrorista siria. En la actualidad, Teherán, junto a Moscú y Ankara forman los países garantes del proceso de paz siria en Astaná, la capital kazaja.

Durante la última ronda de las negociaciones celebradas el pasado 29 de noviembre, las citadas naciones garantes reafirmaron su firme compromiso con la soberanía, la independencia, la unidad y integridad territorial de Siria con los propósitos de la Carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

mjs/krd/msf

Comentarios