• El presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación Rusa (el Senado), Konstantin Kosachev.
Publicada: domingo, 28 de octubre de 2018 17:45

Las políticas de EE.UU. y varios países del Occidente hacia otros Estados, incluida Rusia, responden a que ellos se creen superiores, según un alto titular ruso.

Los anglosajones “y demás europeos ilustrados” doblegan al resto “bajo su voluntad”, afirmó el sábado el presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación Rusa (el Senado), Konstantin Kosachev, a través de su página de Facebook, para después alegar que ellos hicieron con el resto del mundo lo que les dio la gana, por lo que se consideran superiores.

A continuación, se refirió, en concreto, a las tensas relaciones entre Estados Unidos y otros países occidentales con Moscú en los últimos años y en este sentido precisó que, “en general, la reacción del Occidente hacia Rusia es parecida al racismo clásico de los tiempos del colonialismo”.

De igual modo, conforme al destacado político ruso, dicho comportamiento por parte de los países occidentales hacia Rusia tiene que ver, además, con que se les esté escapando de su control “un mundo que está cambiando” y ya no dominan la economía, ni la política ni los medios de comunicación mundiales.

Los lazos Rusia-Occidente empezaron a deteriorarse en 2014 y con el inicio de la crisis ucraniana después de que Crimea votara en un referéndum que decidía unirse a la Federación Rusa, un hecho que ha suscitado una serie de tensiones que se han prolongado en el tiempo entre el Occidente y Moscú, incluidas sanciones al país euroasiático vinculadas a la citada crisis.

En general, la reacción del Occidente hacia Rusia es parecida al racismo clásico de los tiempos del colonialismo”, dijo el presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación Rusa (el Senado), Konstantin Kosachev, sobre las políticas de EE.UU. y otros países del Occidente respecto a Rusia.

 

El envenenamiento en Salisbury (el Reino Unido), en marzo, del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Julia abrió una nueva fase en las tensiones. Se dictaron sanciones y se produjeron expulsiones de diplomáticos por ambas partes, mientras Moscú rechazaba su implicación en el caso y decía que no se habían presentado pruebas de su implicación en el mismo.

Asimismo, los Gobiernos estadounidense y neerlandés acusan al Kremlin de intentar inmiscuirse en sus elecciones. El país euroasiático también es acusado por los Países Bajos de estar detrás, supuestamente, de un ataque cibernético contra la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), imputaciones todas estas que han sido declinadas, en duros términos, por las autoridades rusas.

En cuanto a las referidas tiranteces, Kosachev indicó que los occidentales manipulan los hechos para alcanzar sus objetivos. “Parece que para ellos es de vital importancia mantener a flote y a toda costa ‘su mundo’, en el que su prensa dice la verdad y solo la verdad y en el que los nuestros están llenos de noticias falsas”, resaltó.

mtk/anz/hnb/msf

Comentarios