• Soldados de los países miembros de la OTAN durante unos ejercicios bautizados como Saber Strike en Lituania.
Publicada: martes, 3 de abril de 2018 15:51
Actualizada: martes, 3 de abril de 2018 18:30

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ha cruzado la ‘línea roja’ con su reforzamiento militar ‘injustificado’ en las fronteras rusas, ha alertado el embajador ruso ante dicha alianza, Alexander Grushko, y ha dejado claro que la seguridad global no se conseguirá sin Rusia.

“La OTAN cruzó la línea roja cuando continuó expandiendo su presencia militar hacia las fronteras de Rusia”, ha destacado este martes Grushko en una conferencia del club de discusión internacional Valdái en Moscú (la capital).

Asimismo, ha resaltado que actualmente la situación a lo largo de las fronteras rusas ha cambiado de manera drástica tanto desde el punto de vista político como militar.

Al respecto, Grushko ha tildado de “injustificada” la expansión militar de la OTAN cerca de las fronteras rusas y ha dicho que la Alianza Atlántica “comenzó a recurrir a esquemas de la Guerra Fría” que ya deberían haber sido abolidas, pues, a su juicio, han demostrado ser ineficientes.

La OTAN cruzó la línea roja cuando continuó expandiendo su presencia militar hacia las fronteras de Rusia”, ha advertido el embajador ruso ante la Alianza Atlántica, Alexander Grushko. 

 

En recientes años, el Occidente ha estado intentado aislar a Rusia y promover una campaña antirrusa, pero con estas medidas solo perjudica la seguridad internacional, ha precisado el diplomático.

“Ni la OTAN ni la Unión Europea (UE) pueden crear islas de seguridad”, ha dicho el funcionario ruso. Igualmente, ha asegurado que todos los esfuerzos de este tipo están condenados al fracaso y que la creación de sistemas de seguridad no puede lograrse sin Rusia.

Rusia y el Occidente siguen sin poder superar las tensiones que surgieron después de la crisis de Ucrania y la anexión de Crimea a Rusia en 2014, algo que se agudizó con la posterior militarización de la zona europea, cerca de sus fronteras, por parte de la OTAN.

Por su parte, el Gobierno de Moscú ha denunciado una y otra vez que el despliegue masivo de contingentes armados occidentales y las actividades militares cerca de sus fronteras, incluidas las marítimas, suponen una amenaza directa a su seguridad nacional.

fdd/ctl/rba

Comentarios