• El presidente ruso, Vladimir Putin, seguido por el primer ministro italiano, Matteo Renzi, en Milán, antes de una conferencia de prensa conjunta. 10 de junio de 2015.
Publicada: miércoles, 10 de junio de 2015 17:52

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha lamentado este miércoles que los Gobiernos del G-7 rehúsen siquiera escuchar el “punto de vista alternativo” de Rusia ante la visión occidental.

“Nosotros presentábamos un punto de vista alternativo. Nuestros socios decidieron que no necesitaban este punto de vista alternativo”, ha dicho Putin sobre la suspensión de la membrecía rusa del G-7, en marzo de 2014, a causa de la adhesión de Crimea a la Federación Rusa (FR).

Nosotros presentábamos un punto de vista alternativo. Nuestros socios decidieron que no lo necesitaban, ha dicho el presidente ruso, Vladimir Putin.

El bloque occidental acusa a Rusia de haberse “anexionado” Crimea, a pesar de que la península celebró un referéndum sobre la cuestión, en la que el 95,7 % de los crimeos expresó su voluntad de unirse a la FR.

Sin embargo, Putin ha restado importancia a la suspensión de su país como miembro del G7, ya que, ha recordado, ese grupo es tan sólo un club informal y Rusia sigue desarrollando su diplomacia en “formatos más amplios”, citando expresamente el G20.

El presidente ruso, Vladimir Putin, recibido en el Vaticano para mantener una reunión privada con el papa Francisco, tras su encuentro con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, 10 de junio de 2015.

 

Las autoridades rusas consideran además que, en los próximos dos o tres años, el conjunto del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) superará en Producto Interior Bruto (PIB) al G7, como manifestó el lunes el presidente del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma estatal de Rusia, Alexei Pushkov.

Aun así, el presidente ruso ha manifestado en Milán (noroeste de Italia), tras reunirse con el premier italiano, Matteo Renzi, la disposición del Kremlin a desarrollar relaciones con “cualquier país del G7 de forma bilateral”, informa la agencia española Europa Press.

El premier italiano, Matteo Renzi (dcha.), saluda al presidente ruso, Vladimir Putin, al término de su rueda de prensa conjunta. 10 de junio de 2015.

 

Estas declaraciones suponen una reacción a la cumbre del G7, celebrada el domingo y el lunes en el sur de Alemania y que se ha caracterizado por las invectivas antirrusas de los dirigentes occidentales.

Además, estos insistieron en mantener sus denominadas “sanciones” contra Moscú, que impusieron por supuestas agresiones a la soberanía ucraniana, y que el Kremlin ha negado rotundamente en todo momento.

Tras la suspensión de Rusia en 2014, participan en el G7 los Gobiernos de Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Alemania, Canadá, Italia y Japón, además de una representación de la Unión Europea (UE).

Las alusiones del presidente ruso al rechazo occidental a escuchar a su país coinciden con el informe divulgado en febrero por la Cámara de los Lores británica, que estimó que los responsables de la UE se condujeron como “sonámbulos” en la crisis ucraniana, sin capacidad de análisis de la situación.

mla/ybm/hnb

Commentarios