• El edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia
Publicada: viernes, 17 de abril de 2015 22:35

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ha denunciado este viernes el despliegue de 300 paracaidistas estadounidenses en Ucrania, mientras ha fustigado que esa acción viola de manera flagrante el acuerdo de Minsk.

Esas acciones se contradicen abiertamente con los acuerdos alcanzados en Minsk el 12 de febrero, firmados por las autoridades ucranianas y apoyados por Washington

“Esas acciones se contradicen abiertamente con los acuerdos alcanzados en Minsk el 12 de febrero, firmados por las autoridades ucranianas y apoyados por Washington”, ha destacado la Cancillería, en un comunicado.

El despliegue de los militares estadounidenses en las regiones orientales del país, según el comunicado, podría considerarse como el primer paso hacia el suministro de armas estadounidenses al Ejército ucraniano.

El comunicado rubricado por el portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, Alexander Lukashevich, ha puesto de relieve que los soldados estadounidenses no solo no traen la paz, sino que ponen en peligro la estabilidad de Ucrania.

Por otra parte, el portavoz del Ejército de Ucrania, Andriy Lysenko, ha aseverado que los paracaidistas estadounidenses entrenarán a los soldados estatales en varios ámbitos.              

Los soldados de la 173ª brigada de EE.UU.

 

Unos 300 soldados estadounidenses de la 173ª brigada de EE.UU. han llegado  a Ucrania para entrenar a las tropas gubernamentales que luchan contra las fuerzas independentistas del este del país.

Según las recientes cifras divulgadas por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH), al menos 6100 personas han perdido la vida y más de 15000 personas ha resultado heridas desde el abril de 2014 en Ucrania.

El acuerdo de tregua en el este de Ucrania, conocido como Minsk, se alcanzó, después de que los presidentes de Rusia, Vladimir Putin; de Francia, François Hollande; de Ucrania, Petro Poroshenko; así como la canciller alemana, Angela Merkel, se comprometieran a convencer a las partes implicadas en el conflicto de Ucrania a retirar el armamento pesado de las líneas del frente.

Kiev y sus aliados occidentales han acusado a Moscú, en repetidas ocasiones, de apoyar con hombres y suministro militar a los independentistas del este de Ucrania; Rusia, por su parte, rechaza tales alegatos, diciendo que Kiev debe dejar de oprimir a la etnia rusa que vive en las zonas del este y sureste de Ucrania.

alg/ctl/rba

Comentarios