• La portavoz de la Cancillería rusa, Maria Zajarova.
Publicada: jueves, 25 de febrero de 2016 11:06

Rusia tacha de agresiones las acciones armadas de Turquía en Siria, afirma el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

Ankara está agravando la situación en la frontera sirio-turca y lleva a cabo provocaciones. Estas acciones no solo son provocaciones sino agresiones en todos los aspectos”, ha aseverado la portavoz de la Cancillería rusa, Maria Zajarova, en una entrevista concedida este jueves con el diario local Arguments and Facts.

Ankara está agravando la situación en la frontera sirio-turca y lleva a cabo provocaciones. Estas acciones no solo son provocaciones sino agresiones en todos los aspectos", ha dicho la portavoz de la Cancillería rusa, Maria Zajarova

Ha reiterado también que Turquía no tiene ninguna razón para justificar sus crímenes en la región, en particular en Siria, que facilitan el surgimiento de más problemas en la región.

“Y una cosa más, durante su existencia, el Imperio Otomano fue llamado ‘el hombre enfermo de Europa’. Es decir, acaso Turquía quiere una vez más que la vuelvan a llamar así. Tengo grandes dudas”, ha añadido.

Mientras que las esperanzas han aumentado para hallar una salida política a la crisis siria después de que los jefes de la Diplomacia de Rusia y Estados Unidos, Serguei Lavrov y John Kerry, respectivamente, acordaran que el alto el fuego en Siria empezará el próximo 27 de febrero, Turquía ha cuestionado la iniciativa.

El primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, ha declarado hoy jueves que el alto el fuego en Siria, propuesto por Rusia y EE.UU., no es obligatorio cumplirlo en caso de que desde la frontera siria se amenace la seguridad del territorio turco.

“La tregua no nos importa cuando hay una situación que amenace la seguridad de Turquía. Tomaremos las medidas necesarias para evitar el avance de la Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG)”, ha recalcado Davutoglu.

La tregua no nos importa cuando hay una situación que amenace la seguridad de Turquía. Tomaremos las medidas necesarias para evitar el avance de la Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG)”, ha recalcado el primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu

Las relaciones Moscú-Ankara se encuentran en una fase crítica después de que se estrellara el pasado mes de noviembre un avión ruso tipo Su-24 tras ser atacado por dos cazas turcos F-16 en una localidad siria cerca de la frontera con Turquía.

En este sentido, las tensiones se han intensificado aun más por las agresiones de la artillería del Ejército de Turquía a YPG en las zonas norteñas de Siria, una violación que recibió duras críticas del Gobierno de Siria.

Turquía lleva a cabo sus bombardeos desde el 13 de febrero, mientras el Ejército de Siria, apoyado desde el aire por los bombarderos rusos, está a punto de liberar la ciudad de Alepo, en el norte de Siria, de manos de los grupos terroristas, a los que, a juicio de Damasco, patrocina Ankara.

alg/ncl/msf