Publicada: sábado, 19 de noviembre de 2022 17:48

Desde el estallido de los disturbios en Irán, los internautas iraníes conocen más que nunca a Psiphon gracias a los llamamientos de los medios occidentales a usarlo.

Psiphon es una aplicación para teléfonos inteligentes y un programa informático gratuitos y de código abierto que permiten a los usuarios eludir las restricciones en los sitios web y los recursos en línea. Esta aplicación ayuda a los alborotadores a organizar y coordinar sus actividades, y enviar y recibir mensajes y vídeos a y del mundo exterior.

Psiphon logra esto utilizando una combinación de tecnologías de red privada virtual (VPN) y Secure Shell (SSH). Esto significa que, si una opción no funciona, la otra podría hacerlo.

La versión gratuita de Psiphon publica cantidades incalculables de publicidad gratuita altamente influyente, por lo que algunos usuarios iraníes del Internet y muchos residentes de Asia Occidental en general, sin duda se habrán animado a descargar el software.

Sin embargo, Psiphon, —que sirve de hecho de una herramienta de espionaje a favor de Estados Unidos y una herramienta para intensificar las protestas violentas en algunos países como Irán—, hasta ahora no ha reconocido los fines malignos a los que sirve y los propósitos siniestros a los que sus patrocinadores en la comunidad de inteligencia estadounidense pueden destinarlo.

Psiphon entró en funcionamiento en 2009. Con la intención declarada de respaldar elementos antigubernamentales en países que la empresa considera “enemigos de Internet”. La tecnología que emplea el software permite a los usuarios configurar efectivamente sus propios servidores privados que su propio gobierno no puede monitorear.

Desde su creación, Psiphon ha sido financiado y distribuido por una variedad de organizaciones adyacentes a los fantasmas.

Por ejemplo, fue promovido durante varios años por la organización tecnológica ASL19, que fue fundada por un expatriado iraní Ali Bangi en 2013 para capitalizar la gran cantidad de fondos estadounidenses que fluyen para las iniciativas de “libertad de Internet” a raíz de los movimientos del “Despertar Islámico”.

NYT: La plataforma más útil para fortalecer la disidencia en Irán, Siria y Libia

Una investigación llevada a cabo por el diario The New York Times en junio de 2011 sobre el impulso de la “libertad de Internet” de EE.UU. concluyó que todos estos esfuerzos sirven para “desplegar sistemas de telefonía móvil e Internet ‘en la sombra’ que los disidentes pueden usar para comunicarse fuera del alcance de los gobiernos en países como Irán, Siria y Libia”.

 

Nadie se conocía que Ali Bangi era un agente y un elemento cercano al Gobierno de EE.UU., hasta que en 2016 este ciudadano de doble nacionalidad iraní-canadiense asistió a la celebración anual de Nowruz en la Casa Blanca, una fiesta a la que solían invitarse los más conocidos detractores de la República Islámica y aquellos que apoyaban un “cambio de régimen” en Irán, patrocinado por Washington.

Sin embargo, Bangi se vio obligado a renunciar a la presidencia de ASL19 en 2018, luego de que fue declarado culpable en un tribunal en Canadá por cargos de agresión sexual y encarcelamiento forzoso.

La revista de la industria de la tecnología The Verge alegó que Bangi había fomentado una cultura de uso generalizado de drogas, sexismo, acoso e intimidación dentro de la organización ASL19.

En 2019, Psiphon comenzó a recibir fondos de la organización Open Technology Fund (OTF), creada siete años antes por Radio Free Asia (RFA), que a su vez fue fundada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. en 1948. Después de que se le autorizó oficialmente a participar en “operaciones encubiertas”, incluida la propaganda, la guerra económica, el sabotaje y la subversión.

En 2007, la CIA clasificó a RFA y otras iniciativas de “guerra psicológica” como Voice of America entre “las campañas de acción encubierta más exitosas y de mayor duración” que jamás haya organizado. Hoy, RFA es un activo de la Agencia de Estados Unidos para los Medios Globales (USAGM, por sus siglas en inglés) que está financiada por el Congreso estadounidense.  

‘Libertad de Internet’ es de hecho una agenda de cambio de régimen

Aunque la propia OTF alega que apoya proyectos enfocados en contrarrestar la censura y la vigilancia represivas, permitiendo a los ciudadanos de todo el mundo “ejercer sus derechos humanos fundamentales en línea”, los responsables de esta organización reconocen que el objetivo fijado de la OTF es fomentar un “cambio de régimen” en países soberanos. En esta línea, en febrero de 2015, Jillian York, miembro de la junta asesora de la OTF, declaró que “fundamentalmente” creía que la “libertad de Internet” era “en el fondo una agenda de cambio de régimen”.

La OTF, al ser una creación de una plataforma de “guerra psicológica” creada por la inteligencia de EE.UU., ilumina un propósito clave de Psiphon: garantizar que los ciudadanos de países en la mira de los “esfuerzos de cambio de régimen” en curso liderados por EE.UU. puedan continuar accediendo a la propaganda de Washington.

Un informe de la OTF de mayo de 2020 sobre “aspectos destacados y desafíos” del año hasta la fecha también señala que el “proveedor veterano de herramientas de elusión”, Psiphon, garantiza que el contenido publicado por la USAGM, que incluye Voice of America Farsi, pueda llegar a audiencias en países donde está prohibido.

Si a los usuarios les resulta difícil acceder a Psiphon a través de las tiendas de aplicaciones establecidas, se les invita a enviar un mensaje en blanco a la dirección de correo electrónico indicada para recibir un enlace de descarga directo y seguro.

En Irán, Psiphon ha jugado un papel clave en facilitar el acceso de los internautas a las noticias falsas transmitidas por los medios hostiles como la BBC y RFA, que pintan una imagen totalmente unilateral de los disturbios que se desarrollan en el país desde mediados de septiembre.

Durante los últimos dos meses, los medios occidentales hostiles a la República Islámica, han incitado abiertamente a la violencia y el terrorismo, mostrando las acciones violentas e incendiarias de los alborotadores como pacíficas, mientras han ignorado por completo manifestaciones populares progubernamentales mucho más numerosas.

Psiphon además juega como una herramienta de espionaje a favor de EE.UU. y sus aliados occidentales, gracias a la canalización de todos los datos de los usuarios hacia y a través de servidores centralizados propiedad de la propia empresa.

Si bien las actividades de las personas en la red pueden estar protegidas de las miradas indiscretas de su propio gobierno, Psiphon puede rastrear los sitios que visitan y sus comunicaciones en tiempo real. Esto permite a los actores extranjeros estar atentos a los manifestantes y los movimientos de protesta, y responder en consecuencia.

Psiphon entró en Irán hace varios años. En 2013, la compañía publicó un blog elogiando el “impacto particularmente grande” que había tenido en el país persa, “coincidiendo con su elección presidencial [iraní]”. Si bien la compaña reconoció que Teherán “siempre había sido un gran desafío para nosotros”, Psiphon se jactó de que su software “permaneció disponible” constantemente durante este tiempo.

Al convertirse en cómplices activos de una operación de “cambio de régimen” estadounidense, es menos probable que los periodistas de los grandes medios de comunicación occidentales reconozcan la realidad de lo que está pasando en Irán, por qué y quién se beneficiará materialmente de un posible derrocamiento del gobierno. Eso, sin embargo, es un sueño absurdo de las potencias occidentales.

El artículo es redactado por Kit Klarenberg, investigador y colaborador de MintPresss News.

ftm/tqi