• Instalaciones de un complejo petroquímico en el sur de Irán
Publicada: viernes, 17 de junio de 2022 8:13
Actualizada: sábado, 18 de junio de 2022 10:45

Irán desestima por ineficaces las recientes sanciones impuestas por EE.UU. a la exportación petroquímica iraní, y asegura que no afectarán a las ventas del país.

“Nuestra industria petroquímica y sus productos han estado bajo sanciones durante mucho tiempo, pero nuestras ventas han continuado a través de varios canales y seguirá siendo así”, recalcó el jueves el vicecanciller de Irán para Diplomacia Económica, Mehdi Safari.

Sus comentarios se produjeron la misma jornada en la que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluyó en su lista negra a una red de empresas petroquímicas iraníes, así como supuestas compañías, con sede en China y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), por sus vínculos económicos con Triliance Petrochemical Co. Ltd., entidad empresarial de bandera iraní que está en la lista negra de Washington desde enero de 2020.

Asimismo, el Tesoro agregó el nombre de dos personas, incluyendo una ciudadana india, por jugar supuestamente un papel clave en la venta de productos petroquímicos de Irán.

 

En su intervención en un programa televisivo, Safari denunció que EE.UU. recurre cada día a nuevos pretextos para ampliar la lista de embargos a Irán, pero aseguró que las nuevas restricciones no bloquearán las ventas de los productos petroquímicos. “Ese proceso [exportación petroquímica] continuará con normalidad”, recalcó.

Detalló que la República Islámica ha pasado los últimos 40 años bajo las sanciones, creando sus propias formas y rutas para exportaciones, ventas e importaciones. EE.UU., agregó, ha sancionado hasta ahora a un gran número de empresas vinculadas a Irán, pero “cada día se pueden crear diferentes empresas y seguir operando”.

Citado por Reuters, Henry Rome, subdirector de investigación de Eurasia Group, cree que las recién anunciadas sanciones buscan presionar a Irán en la mesa de diálogo en Viena (Austria), destinada a reactivar el acuerdo nuclear de 2015, así como acallar a los críticos de Estados Unidos que argumentan que el presidente Joe Biden no ha logrado contener el programa nuclear iraní con fines pacíficos.

Las autoridades iraníes, sin embargo, aseguran que nada podrá obligarles a replegarse en retirada de las demandas legítimas del país. Enfatizan, además, que lo primordial en estas pláticas es el levantamiento efectivo de las sanciones reimpuestas por Washington a Teherán y la normalización de las relaciones comerciales y económicas con el país persa; por tanto, cualquier acuerdo debe cubrir estas exigencias.

ftm/ctl/hnb