• El representante permanente de Irán ante las organizaciones internacionales asentadas en Viena (Austria), Kazem Qaribabadi, ofrece una rueda de prensa en la sede de la AIEA.
Publicada: viernes, 18 de septiembre de 2020 18:04

Un diplomático iraní de alto rango ha advertido que Arabia Saudí está siguiendo el ejemplo del régimen de Israel, desarrollando un programa nuclear secreto.

El representante permanente de Irán ante las organizaciones internacionales asentadas en Viena (Austria), Kazem Qaribabadi, criticó el jueves a Arabia Saudí por no cumplir con sus compromisos bajo el acuerdo integral de salvaguardas e instó a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) a que obligue a Riad a aplicar los términos del pacto.

En su intervención en la reunión trimestral de la Junta de Gobernadores de la AIEA, el diplomático persa criticó a los países miembros del ente por mantener en silencio ante el incumplimiento de Riad con sus compromisos adquiridos con el acuerdo integral de salvaguardas, entre ellos el rechazo del país árabe a aceptar las inspecciones en sus instalaciones nucleares.

Qaribabadi expresó su gran preocupación sobre los intentos de la monarquía saudí para desarrollar un programa nuclear encubierto, según han revelado algunos informes, e instó al órgano de control atómico de las Naciones Unidas a obligarle a Riad a abrir sus instalaciones nucleares a los inspectores internacionales.

 

El embajador iraní advirtió que Arabia Saudí está dando los mismos pasos que dio hace varios años el régimen israelí, desarrollando un programa nuclear no transparente y rechazando aplicar el acuerdo de salvaguardias.

A pesar de que Arabia Saudí es miembro del Tratado de No Proliferación (NPT, por sus siglas en inglés) nuclear, y tiene un acuerdo integral de salvaguardas con el organismo, todavía se niega a aceptar las inspecciones de salvaguardias y, a pesar de las reiteradas solicitudes, no ha modificado sus lineamientos para permitir al organismo realizar inspecciones.

El periódico estadounidense Wall Street Journal, citando a funcionarios occidentales conocedores del tema, reveló en agosto que Arabia Saudí había construido una instalación para la extracción de torta amarilla de uranio, un precursor potencial de combustible para reactores nucleares en un remoto lugar desértico cerca de la pequeña ciudad de Al-Ula en la provincia de Medina (noroeste).

A pesar de desarrollar un programa nuclear encubierto, la Administración estadounidense presidida por Donald Trump, ha autorizado a ciertas empresas norteamericanas compartir información nuclear sensible con el país rico en petróleo. Las aprobaciones permanecieron ocultas al público y al Congreso de EE.UU., lo que ha elevado las preocupaciones del concierto de países.

ftm/lvs/mnz/mjs