• El debate en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la protección de civiles en conflictos armados, 23 de mayo de 2019.
Publicada: viernes, 24 de mayo de 2019 5:35
Actualizada: viernes, 24 de mayo de 2019 10:33

El embajador de Irán ante la ONU llama a romper el silencio y dejar de lado las consideraciones políticas para poder proteger a los civiles en los conflictos.

“Decidir según las consideraciones políticas y no responsabilizar a autores de los crímenes son uno de los principales problemas que existen a la hora de proteger a los civiles durante las confrontaciones armadas”, denunció el jueves el representante permanente de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi.

En declaraciones que ofreció en una sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), destinada para abordar este tema, el diplomático del país persa criticó el silencio que guardan la ONU y el CSNU ante “diversos casos” de crímenes cometidos contra los civiles durante las confrontaciones bélicas.

Al respecto, Tajt Ravanchi puso de relieve los ataques aéreos de las fuerzas militares de EE.UU. en Afganistán y la brutal ofensiva de Arabia Saudí contra Yemen que han dejado un gran número de muertos y heridos entre los civiles, incluidos mujeres y niños, en los países afectados.

Decidir según las consideraciones políticas y no responsabilizar a autores de los crímenes son uno de los principales problemas que existen a la hora de proteger a los civiles durante las confrontaciones armadas”, denunció el representante permanente de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi.

 

El embajador iraní alzó la voz para declarar que durante el año pasado al menos 280 palestinos han perdido la vida y más de 32 000 han resultado heridos por los actos de violencia de las fuerzas israelíes en las protestas en la asediada Franja de Gaza. “El silencio fue la única reacción del Consejo de Seguridad a estos crímenes”, cuestionó.

El hecho de no hacer frente a este tipo de atrocidades, aseveró Tajt Ravanchi, hace cada vez más atrevidos a sus causantes y provoca la “erosión continua” del respeto a los derechos humanos.

El pasado 30 de marzo, las Marchas del Retorno cumplieron un año. Con esas manifestaciones que se celebran cada viernes en la asediada Franja de Gaza se exige a Israel que levante el bloqueo y reconozca el derecho al regreso de más de 5 millones de palestinos desterrados de sus tierras por los israelíes o que huyeron durante la guerra que siguió a la creación del régimen de Tel Aviv, el 14 de mayo de 1948.

La Comisión de Investigación sobre las Protestas en el Territorio Palestino Ocupado presentó el mismo marzo un informe de 250 páginas en el que se señaló que las fuerzas de seguridad del régimen de Israel pueden haber cometido “crímenes de lesa humanidad utilizando municiones reales contra los manifestantes palestinos” que participaron en las Marchas del Retorno en el año pasado.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), Michelle Bachelet, denunció en su discurso anual tanto al régimen de Israel como a Arabia Saudí por hacer oídos sordos a las críticas por violar los derechos humanos.

msm/ktg/tmv/rba

Comentarios