• El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif.
Publicada: lunes, 20 de mayo de 2019 16:45

Donald Trump da poder al complejo militar-industrial de Estado Unidos, al autorizar las ventas de armas impulsadas por el “Equipo B”, dice el canciller iraní.

“Permitiendo al ‘Equipo B’ destruir la diplomacia e instigar crímenes de guerra  —exprimiendo a los carniceros despóticos a través de las ventas masivas de armas— (… Trump) no logrará nada más que potenciar ese mismo complejo”, ha tuiteado este lunes el ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif.

Así ha reaccionado el jefe de la Diplomacia iraní a la crítica que lanzó el domingo el presidente estadounidense, Donald Trump, al “complejo militar-industrial”, quien reveló que “sí le gustan las guerras”, durante unas declaraciones a la cadena local Fox News.

“Donald Trump denuncia correctamente el complejo militar-industrial (CMI) que empuja a EE.UU. hacia las guerras de siempre”, ha señalado Zarif antes de cuestionar el respaldo del mandatario estadounidense a los planes del llamado “Equipo B”, integrado por el asesor de la Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton; el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman; su homólogo emiratí, Muhamad bin Zayed; y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

Permitiendo al “Equipo B” destruir la diplomacia e instigar crímenes de guerra —exprimiendo a los carniceros despóticos a través de las ventas masivas de armas— (el presidente de EE.UU. Donald Trump) no logrará nada más que potenciar ese mismo complejo (militar-industrial)”, tuitea el ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif.

 

En su mensaje de Twitter, el canciller iraní ha instado a Trump a dejar de apoyar a ese equipo. “¿Es momento de drenar el pantano?”, ha cuestionado Zarif.

“Drenar el pantano” fue uno de los lemas electorales de Trump —en una referencia a la burocracia enquistada en Washington— para terminar con lo que Trump consideraba la cultura de corrupción política de EE.UU.

El llamado CMI está integrado, principalmente, por las empresas que se dedican al diseño y producción de armas y medios de combate de todo tipo y es la rama comercial más pujante de toda la economía estadounidense. Su influencia política es enorme; de hecho, es quien fija la estrategia nacional de la política de EE.UU., según varios analistas y observadores.

El último informe del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI) ha revelado que con 42 compañías en las listas en 2017, EE.UU. se convirtió en el mayor vendedor de armas del mundo y sus empresas ganaron en conjunto 226,6 mil millones de dólares.

La venta de armamentos y equipos militares a países como los mencionados ha provocado una ola de críticas; los grupos defensores de derechos humanos advierten que estos contratos implican directamente a Washington por ejemplo en la matanza de Arabia Saudí perpetrada en Yemen y represión de los bareiníes por parte de los Al Jalifa.

tqi/rha/tmv/rba

Comentarios