• Comunidad indígena en Perú pasa hambre por aislamiento social
Publicada: viernes, 10 de abril de 2020 4:28
Actualizada: viernes, 10 de abril de 2020 4:51

Una comunidad indígena que reside en Lima hace 20 años está pasando hambre pues sus integrantes no trabajan desde que empezó el aislamiento social en Perú.

En la casa de Ana María López a veces se almuerza y a veces no. Hoy se comió arroz y agua pues desde que empezó la cuarentena, ni ella ni su hija ni su nieta pueden salir a vender sus artesanías a la calle como normalmente lo hacían.

La familia de Ana María es tan sólo una de las 380 familias Shipibo-Conibo que están pasando hambre desde que empezó el aislamiento social obligatorio.

Los integrantes de esta comunidad indígena que llegó desde la Amazonía a la zona de Cantagallo en Lima (capital peruana) en el año 2000 son es su mayoría artesanos, ambulantes y trabajadores independientes que, debido al estado de emergencia, no están laborando desde hace 25 días y que hasta el momento no han recibido el bono de 108 dólares que el presidente Martín Vizcarra prometió al inicio del estado de emergencia.

Don David vive con su esposa, su hijo, su nuera y sus tres nietos en su casa de 3x4 metros. El dinero para la comida se acabó los primeros días de la cuarentena. Situación similar vive Olinda Silvano, tejedora de mantos amazónicos que debido al aislamiento acumula su mercadería en la sala de su casa.

A este problema se suma la falta de servicios higiénicos en Cantagallo. Un solo caño de agua potable abastece a todos los hogares. Los shipibos se turnan por horas para recolectar baldes para el aseo, tan importante en esta época de contagios.

Los integrantes de la comunidad Conibo-Shipibo de Cantagallo no pierden la esperanza de que estos 108 dólares que prometió el presidente Martín Vizcarra llegue a cada una delas 380 familias que viven en este lugar en situación de extrema pobreza.

Aaron Rodríguez, Lima.

fdd/hnb