• Los soldados israelíes disparan contra un palestino que participa en una protesta en el valle del Jordán, Cisjordania, 29 de febrero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 22 de mayo de 2020 17:00
Actualizada: viernes, 22 de mayo de 2020 17:56

Un político irlandés dice que el establecimiento de la paz entre judíos, musulmanes y cristianos en Palestina depende de la destrucción del apartheid israelí.

“Si queremos lograr la paz duradera entre cristianos, musulmanes y judíos en Palestina, el régimen del apartheid israelí debe ser eliminado”, así ha indicado el parlamentario irlandés Richard Boyd Barrett, del partido de “Solidaridad–El Pueblo Antes que el Lucro”, en una entrevista concedida este viernes a agencia de noticias IRNA, donde describió como una “catástrofe” los acontecimientos desde 1948, de la ocupación de Palestina y el Día de la Nakba (de la catástrofe), hasta la declaración de la existencia de Israel.

Barret ha agregado que en las últimas siete décadas hemos sido testigos de la limpieza étnica y la forma más severa de represión del pueblo palestino. Durante este período, el régimen israelí ha fingido estar a favor de la paz, pero en la práctica ha estado destruyendo los hogares de los palestinos.

Cuando se le ha preguntado acerca de la inacción de las organizaciones internacionales para resolver el conflicto de Asia Occidental, el político irlandés ha resaltado que los funcionarios de las organizaciones internacionales, incluida la Organización de Naciones Unidas (ONU) y las potencias internacionales como EE.UU. y la Unión Europea (UE), deberían avergonzarse de su falta de protección de los derechos básicos de los palestinos, recordando que “ni siquiera pudieron proteger los derechos del pueblo palestino bajo la resolución de la ONU”.

 

Además, al agregar que el derecho de retorno a la patria es reconocido internacionalmente como un principio, ha subrayado que más de 6 millones de palestinos desplazados deben tener la potencia de regresar a sus hogares, pero “la comunidad internacional ha autorizado silenciosamente la violación reiterada del derecho internacional y las leyes de derechos humanos en Palestina, desde la limpieza étnica hasta el asedio ilegal de Gaza y la posterior ocupación de las tierras palestinas y la destrucción de casas y hogares de este pueblo”.

En otra parte de sus declaraciones, ha cuestionado el llamado ‘acuerdo del siglo’, presentado el pasado 28 de enero por el presidente estadounidense Donald Trump, subrayando que este plan no puede ser reconocido como “pacífico”, porque es una forma de pretensión por parte de Estados Unidos para demostrar que busca la paz, mientras que “continua ocupando tierras palestinas y privando a Al-Quds (Jerusalén) de su legitimidad”.

Asimismo, sobre la promesa electoral del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, sobre anexionar una parte estratégica de la ocupada Cisjordania, ha añadido que este plan, que forma parte del llamado ‘acuerdo del siglo’, “está en línea con los objetivos de Washington para saquear aún más las tierras palestinas” y “se burla de las conversaciones de paz e incita todavía más a los palestinos”.

La referida anexión, otorga a los palestinos una autonomía limitada dentro de una patria discontinua, deja en manos de Israel el cotizado valle del Jordán da vía libre a la anexión de amplias partes de Cisjordania, legaliza los asentamientos israelíes internacionalmente ilegales, y olvida la problemática de millones de refugiados palestinos deseosos de retornar a sus tierras.

mrp/lvs/myd/hnb