• Un perro de seguridad de Israel ataca un manifestante palestino en la ocupada Cisjordania, 16 de marzo de 2016.
Publicada: martes, 11 de febrero de 2020 2:04
Actualizada: martes, 11 de febrero de 2020 4:38

Los grupos defensores de DD.HH. acusan al régimen de Israel de usar sistemáticamente la tortura y los malos tratos en los centros interrogatorios.

Tres palestinos sometidos a juicio, acusados de llevar a cabo un ataque en el que un colono fue “asesinado” en Cisjordania ocupada en agosto, mostraron signos de tortura.

De acuerdo con el diario Times of Israel, uno de los hombres fue hospitalizado por insuficiencia renal y 11 costillas rotas. Otro estaba casi irreconocible cuando le llevaron a una sala del tribunal. El tercero fue herido severamente por un perro de seguridad.

Los abogados y los familiares de los tres sospechosos han dicho que fueron torturados hasta el punto de ser hospitalizados. Varios otros palestinos detenidos por el servicio de seguridad interna israelí (Shin Bet) dijeron que fueron amenazados, golpeados y forzados a adoptar posiciones de estrés.

Samer Arbeed, de 44 años, acusado por los funcionarios israelíes de ser “el autor intelectual del ataque”, fue golpeado e interrogado durante 36 horas.

 

La esposa de Walid Hanatsheh dijo que no pudo reconocer a su esposo de 51 años cuando le vio 60 días después de su arresto. “Le llevaron a la corte en una silla de ruedas. Parecía muy viejo”, añadió.

Los genitales del tercer sospechoso, identificado como Qasem Barghouti, de 22 años, fueron mordidos por un perro de seguridad cuando las fuerzas del régimen de Tel Aviv atacaron su casa, ubicada cerca de la ciudad de Ramalá, en el norte de la ocupada Cisjordania.

Según las fuentes oficiales, más de 7000 palestinos están retenidos contra su voluntad en las cárceles israelíes. En enero de 2019, el ministro de seguridad pública de Israel, Guilad Erdán, informó de que el régimen impuso nuevas medidas drásticas que empeorarán la condición de los palestinos detenidos en las cárceles de ocupación.

A pesar de que varias organizaciones defensoras de los derechos humanos han denunciado los malos tratos contra los prisioneros palestinos, en especial los menores de edad, no se ha producido ningún cambio en las políticas de Israel y los encarcelados siguen siendo blanco de torturas.

alg/lvs/ncl/hnb

Comentarios