• Israel aumentó 60 % construcción de colonias en Al-Quds desde 2017
Publicada: jueves, 12 de septiembre de 2019 15:05
Actualizada: jueves, 12 de septiembre de 2019 17:07

Israel incrementó en 60 % la construcción de asentamientos en Al-Quds (Jerusalén) desde que Donald Trump asumió la Presidencia de EE.UU. en 2017.

Nuevos datos oficiales recogidos este jueves por la agencia de noticias estadounidense AP muestran un notable aumento en la edificación de casas israelíes en Jerusalén junto con una fuerte evidencia de décadas de discriminación sistemática reflejada en la gran brecha en el número de permisos de construcción otorgados a los palestinos e israelíes desde que el republicano Trump tomó las riendas de EE.UU. en 2017.

Estas cifras, adquiridas por la oenegé observadora de asentamientos israelíes, Peace Now (Paz Ahora), indican que el régimen de Israel aprobó 1861 unidades de vivienda en los asentamientos de Jerusalén, lo que constituye un aumento del 60 % de los 1162 aprobadas en los dos años anteriores.

El informe señala que solo en 2017 se emitieron 1081 permisos para viviendas de colonos en Al-Quds, —que Israel ocupó junto con Cisjordania en la guerra de 1967— el número anual más alto desde el año 2000.

 

Mientras tanto, la negativa a ofrecer permisos a los residentes palestinos los ha confinado a vecindarios abarrotados y mal atendidos, y se cree que alrededor de la mitad de la población árabe corre el riesgo de que se les demuelan sus hogares.

LEER MÁS: Relator de ONU: Israel busca anexar más tierras palestinas

LEER MÁS: Israel busca ‘legalizar’ colonias en tierras privadas palestinas

LEER MÁS: OLP denuncia apoyo de EEUU a la anexión israelí de Palestina

Actualmente, cerca de 215 000 colonos israelíes viven en asentamientos construidos ilegalmente, según el derecho internacional, en el este de Al-Quds. La mayoría de los 340 000 residentes palestinos del este de Jerusalén están hacinados en vecindarios cada vez más superpoblados donde hay poco espacio para vivir.

El informe sale a la luz poco después del anuncio del martes del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en el que prometió que, si es reelegido en las próximas elecciones, comenzará a extender el control del régimen de Tel Aviv sobre el Valle del Jordán, en la Cisjordania ocupada.

La comunidad internacional considera “ilegal” y violatoria del derecho internacional la política de construcción y expansión de asentamientos, puesto que se da en los territorios palestinos de Cisjordania y Al-Quds, ocupados en 1967. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU) esta política socava la viabilidad de resolver el conflicto palestino-israelí y las perspectivas de una paz duradera.

mjs/lvs/rba

Comentarios