• Manifestantes en Abuja (capital de Nigeria) piden la libertad del líder chií, el sheij Ibrahim al-Zakzaky, 22 de enero de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 7 de julio de 2019 22:23
Actualizada: lunes, 8 de julio de 2019 0:07

El hijo del líder musulmán el sheij Ibrahim al-Zakzaky advierte sobre el deterioro de la salud de su padre, que ha estado detenido desde hace más de tres años.

Al-Zakzaky y su esposa fueron detenidos en diciembre de 2015, tras una violenta redada policial en su residencia en la ciudad norteña de Zaria, en el estado de Kadun. Durante la brutal represión, tres de sus hijos perdieron la vida, su esposa sufrió heridas graves y más de 300 de sus seguidores fueron asesinados.

El sábado, su hijo, Muhamad, dijo que se sintió sorprendido por el empeoramiento de la condición médica de su padre después de visitarle, y destacó que debe ser hospitalizado de inmediato.

LEER MÁS: ‘Nigeria busca mantener preso a líder musulmán hasta la muerte’

“Se encontraron altos niveles de plomo y cadmio en su sangre”, lamentó el hijo del líder del Movimiento Islámico de Nigeria (IMN, por sus siglas en inglés) agregando que los médicos han dicho hace un tiempo que resulta necesario que el clérigo de 66 años reciba atención médica para salvar su vida.

Sin embargo, agregó el hijo del clérigo chií, durante el último mes las autoridades no han tomado ninguna medida y de hecho pretenden asesinar a su padre. “Prácticamente todas las opciones faltan para salvar su vida”, añadió.

LEER MÁS: ONG: Altos niveles de plomo y cadmio en sangre de líder Al-Zakzaky

Se encontraron altos niveles de plomo y cadmio en su sangre”, lamentó el hijo del líder del Movimiento Islámico de Nigeria (IMN, por sus siglas en inglés), el sheij Ibrahim al-Zakzaky, encarcelado por las fuerzas de Nigeria.

 

Al mismo tiempo, Muhamad dijo que su madre tampoco se encuentra en un buen estado de salud, el cual se ha deteriorado recientemente, no obstante, denunció, hasta ahora no se han tomado medidas para que ella reciba tratamientos esenciales.

El pasado 2 de julio, miles de nigerianos volvieron a manifestarse para reclamar la liberación de Al-Zakzaky y declararon al presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, responsable de la detención ilegal y del envenenamiento del alto clérigo musulmán.

Entre tanto, el Gobierno nigeriano mantiene un constante silencio ante las multitudinarias protestas y demandas para la liberación del líder musulmán y su esposa, e incluso, en los últimos meses, ha aplicado políticas violentas contra los musulmanes, que constituyen el 69 % de la población de este país africano. 

LEER MÁS: Nigerianos denuncian silencio ante la detención de líder musulmán

ftn/rha/nlr/alg

Comentarios