• Manifestantes en Abuja (capital de Nigeria) piden la libertad del líder chií el sheij Ibrahim al-Zakzaky, 26 de enero de 2018. (Foto: Reuters)
Publicada: domingo, 7 de julio de 2019 6:55
Actualizada: lunes, 8 de julio de 2019 16:43

Una oenegé pro derechos humanos urge a Nigeria a liberar al líder musulmán el sheij Ibrahim al-Zakzaky, pues, alerta, tiene una urgente necesidad de tratamiento.

La Comisión Internacional de Derechos Humanos (IHRC, por sus siglas en inglés) alertó el sábado que los resultados de los exámenes médicos que se le habían realizado al destacado clérigo mostraban que los niveles de plomo en su sangre eran 25 % más altos de los que se habían detectado anteriormente y 45 veces más que el límite aceptable normal.

Además, en muestras de orina de Al-Zakzaky se detectaron niveles preocupantes de cadmio, detalló la oenegé, antes de avisar de que “los niveles de estos dos metales en la sangre del líder musulmán están peligrosamente elevados”.

LEER MÁS: ‘Nigeria busca mantener preso a líder musulmán hasta la muerte’

Ante el delicado cuadro de salud, la oenegé —con sede en Londres (capital del Reino Unido)— instó al Gobierno nigeriano a liberar de inmediato a Al-Zakzaky y trasladarlo al extranjero lo antes posible, pues, insistió, necesita de manera urgente terapia de quelación para eliminar dichos metales del cuerpo.

 

Al-Zakzaky y su esposa fueron detenidos en diciembre de 2015, tras una violenta redada policial en su residencia de la ciudad norteña de Zaria, en el estado de Kadun. Pese a la dura represión policial, sus seguidores han prometido continuar las protestas hasta la liberación de la pareja detenida.

LEER MÁS: ONG iraní reclama a la ONU la puesta en libertad de Al-Zakzaky

LEER MÁS: Nigerianos denuncian silencio ante la detención de líder musulmán

El pasado 2 de julio, miles de nigerianos volvieron a manifestarse para reclamar la liberación de Al-Zakzaky y declararon al presidente nigeriano, Muhamadu Buhari, responsable de la detención ilegal y del envenenamiento del alto clérigo musulmán.

Entre tanto, el Gobierno nigeriano mantiene un constante silencio ante las multitudinarias protestas y demandas para la liberación del líder musulmán y su esposa, e incluso, en los últimos meses, ha aplicado políticas violentas contra los musulmanes, que constituyen el 69 % de la población de este país africano. 

fmk/ctl/mkh/msf

Comentarios