• El influyente líder iraquí, Muqtada al-Sadr, ofrece un discurso en Nayaf, Irak, 11 de octubre de 2021. (Foto: Reuters)
Publicada: miércoles, 3 de agosto de 2022 22:15

El líder del Movimiento Sadr de Irak, Muqtada Sadr, rechazó el diálogo y exigió unas nuevas elecciones anticipadas, así como disolución del Parlamento iraquí.

El diálogo [...] no tendrá sentido, porque el pueblo iraquí ya ha hablado”, indicó el miércoles Sadr, cuyo movimiento político, ganó los últimos comicios legislativos, en octubre pasado, pero con solo 73 diputados de una Cámara de 329.

También pidió la disolución del Parlamento iraquí y celebrar elecciones anticipadas.  De hecho, hizo un llamamiento a sus simpatizantes, a los que el martes instó a desalojar el Parlamento en un plazo máximo de 72 horas, a continuar con sus protestas y mantenerse acampados en los alrededores del edificio del Parlamento.

 

Con estos comentarios, el líder del movimiento Sadr refutó las propuestas de un diálogo nacional que han hecho varias autoridades del país, como algunos líderes del Marco de Coordinación, la alianza de partidos rival de los sadristas en el Parlamento, y el presidente, Barham Saleh, y el primer minsitro, Mustafa al Kazemi, tras la ocupación del Parlamento por sus seguidores.

Además, la misión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en el país árabe manifestó la misma jornada su apoyo a esa propuesta de diálogo a fin de salir de la “prolongada crisis política” y neutralizar el riesgo de una escalada.

¿Cómo comenzó la crisis política en Irak?

El pasado 25 de julio, el Marco de Coordinación, un grupo que aglutina a partidos chiíes el Parlamento nombró a Muhamad al-Sudani como primer ministro del país. No obstante, unos días después cientos de seguidores de Muqtada Sadr dieron comienzo a un plantón abierto en el edificio del Parlamento en rechazo a tal medida.

El lunes, miles de los iraquíes y simpatizantes del Marco de Coordinación realizaron una protesta pacífica cerca del edificio del Parlamento iraquí para enfatizar que el pueblo no autorizará un golpe de Estado.

El Marco de Coordinación se convirtió en la mayor alianza en el Parlamento iraquí después de que el Muqtada Sadr ordenó a sus diputados retirarse del Parlamento.

Durante los últimos meses, la injerencia extranjera y las disputas entre los partidos políticos iraquíes han obstaculizado la formación de un nuevo Gobierno iraquí. El Parlamento ha sido incapaz de elegir a un nuevo presidente con una mayoría de dos terceras partes del Parlamento de 329 escaños, de conformidad con la Constitución.

mdh/mkh