• Partidarios del Movimiento Sadr de Irak ocupan el Parlamento en Bagdad (capital iraquí), 31 de julio de 2022. (Foto: Getty Images)
Publicada: lunes, 1 de agosto de 2022 8:10
Actualizada: miércoles, 3 de agosto de 2022 20:50

En reacción a recientes incidentes en el Parlamento de Irak, el Ministerio iraquí de Defensa recuerda que el Ejército está al servicio del pueblo.

Cientos de simpatizantes del líder del Movimiento Sadr de Irak, Muqtada Sadr, han ocupado desde el sábado el Parlamento de Irak, tras entrar en la Zona Verde de Bagdad (capital iraquí)—que alberga sedes del Gobierno y embajadas extranjeras como la de EE.UU. y el Reino Unido—, para rechazar la nominación de un nuevo primer ministro, o sea, Muhamad al-Sudani, por parte del bando político rival.

Mediante un comunicado emitido el domingo, el Ministerio iraquí de Defensa confirmó que el Ejército iraquí en su conjunto, incluidos líderes y miembros, está al servicio de su pueblo y precisó que su deber durante las protestas incluye proteger a los manifestantes, la propiedad pública y privada y prevenir cualquier violación de la seguridad.

La Defensa iraquí en su nota hizo hincapié en la necesidad de “prevenir cualquier brecha de seguridad y apretar el cerco a los intrusos que intentan desestabilizar la seguridad aprovechándose de las circunstancias”.

Lo ocurrido el sábado ha sido la segunda vez en una semana que los partidarios de Sadr ocupan la sede legislativa. El miércoles, manifestantes irrumpieron en el Parlamento para rechazar la candidatura de Sudani, y abandonaron el edificio dos horas después por orden del clérigo.

Pero esta vez, los manifestantes han declarado que no saldrán del edificio “hasta nuevo aviso”. Por su parte, Ibrahim Al-Yabri, director de la oficina de Sadr en Bagdad, también ha enfatizado que continuarán las sentadas en el Parlamento.

 

Muqtada Sadr, a su vez, ha calificado el acto de sus partidarios como la liberación de la Zona Verde, considerando que es una gran oportunidad para lograr un cambio radical en la estructura política, la constitución y las elecciones.

Después de que Sadr salió de las conversaciones de la formación del gobierno, Al-Sudani fue elegido por consenso para enfrentar la votación del Parlamento.

Sin embargo, los partidos deben elegir primero un presidente. Sadr renunció a la actividad política después de que no pudo persuadir a legisladores para que lo eligieran como el próximo presidente de Irak.

nkh/ncl/mkh