• Las fuerzas estadounidenses desplegadas en la base aérea Ain Al-Asad, en el oeste de Irak.
Publicada: viernes, 7 de febrero de 2020 15:38

Un parlamentario iraquí acusa a EE.UU. de ser la principal causa de los disturbios en el país árabe, instando a Washington a salir de Irak inmediatamente.

“Mata a los manifestantes, genera la sedición y luego ¿derrama lágrimas de cocodrilo? Salgan de nuestro país, porque odiamos al gran Satán”, ha tuiteado este viernes el parlamentario Hasan Salem, miembro del movimiento Al-Sadequn.

Tras denunciar que la intervención estadounidense en los asuntos internos de Irak ha excedido sus límites, Salem ha recordado que el pueblo iraquí se da cuenta de sus actos destructivos.

Las declaraciones del legislador se producen después de que la embajada de EE.UU. en Bagdad (la capital iraquí) emitiera un comunicado intervencionista, expresando su “pesar” por la muerte de varios manifestantes en la ciudad santa de Nayaf.

A su vez, otro miembro de Al-Sadequn ha señalado que los actores extranjeros estuvieron detrás de los hechos en las partes sureñas y centrales de Irak, y agrega que los fracasos de Washington en el país árabe le obligaron a utilizar a los alborotadores con el fin de provocar disturbios en las provincias más seguras para materializar sus intereses como mantener su presencia militar en el país.

 

El Parlamento de Irak aprobó el 5 de enero, una resolución que pide la expulsión de todas las tropas ocupantes estadounidenses de suelo iraquí tras cerca de 17 años de presencia desestabilizadora.

Los legisladores iraquíes adoptaron esta medida después de la agresión militar por parte de Washington que acabó con la vida del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, y el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (UMP o Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, entre otros compañeros.

Sin embargo, la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, intenta sortear la decisión de los diputados iraquíes, sobre la expulsión de sus tropas, reduciendo el números de ellas.

alg/lvs/mjs/mrg