• Fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Irak.
Publicada: martes, 7 de enero de 2020 15:50
Actualizada: martes, 7 de enero de 2020 17:51

Las presiones surgidas tras el asesinato del general Soleimani dieron sus frutos, pues la OTAN anuncia que retirará a sus tropas de Irak “de forma temporal”.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), liderada por EE.UU., ha anunciado este martes que retirará “temporalmente” a sus efectivos de Irak por cuestiones de seguridad.

Un oficial de la Alianza Atlántica ha señalado a la agencia británica de noticias Reuters que la seguridad de su personal es “fundamental”. “Estamos adoptando todas las precauciones necesarias para proteger a nuestra gente. Esto incluye la reubicación temporal de algunos miembros del personal en diferentes emplazamientos, tanto dentro como fuera de Irak”, ha indicado la fuente, citada bajo anonimato por el medio.

La misión de la OTAN en Irak está, aparentemente, compuesta por cientos de entrenadores, asesores y efectivos militares que proceden de los 29 países miembros de la Alianza. Cabe recordar que Irak es un país rico en reservas petrolíferas y geográficamente importante para los Estados imperialistas.

 

¿Qué países de la OTAN han hecho las maletas para abandonar Irak? 

El Ministerio de Defensa del Reino Unido ha anunciado esta misma jornada que, si Bagdad lo solicita, respetará la decisión de este país y “lo abandonará”.

Rumanía también ha anunciado que “reubicará temporalmente” a sus tropas desplegadas en Irak por cuestiones de seguridad, aunque no precisó si recolocará a los soldados dentro o fuera de Irak.

Alemania y Eslovaquia han anunciado, de igual modo, la reducción “de forma temporal” del contingente militar que tienen destacado en Irak. Berlín ha revelado que estacionó a parte de sus tropas en Jordania y Kuwait.

Francia, no obstante, ha dejado en claro que “no tiene intención alguna” de retirar a sus tropas de Irak, según ha indicado una fuente del Elíseo a la agencia local de noticias AFP, bajo condición de anonimato.

El proyecto para expulsar a los militares estadounidenses arrancó justo después de que las fuerzas norteamericanas bombardearan el 30 de diciembre varias posiciones del Movimiento de Resistencia Islámica de Irak, conocido como Kataeb Hezbolá, que forma parte de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), en el distrito de Al-Qaim, en la provincia de Al-Anbar (oeste).

Las fuerzas populares aseguraron un día después que “el cobarde ataque” de EE.UU. contra sus posiciones jugaría en su contra, ya que allanaría el camino para el fin de la presencia estadounidense en Irak.

Sin embargo, el asesinato del alto estratega iraní, el ya excomandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, que tuvo lugar el pasado viernes, fue la gota que colmó el vaso y aceleró dicho proceso.

El Parlamento iraquí aprobó el domingo una resolución pidiendo al Gobierno de Bagdad que cancele la solicitud de asistencia de EE.UU. y ponga fin a la presencia de sus fuerzas en el marco de la llamada coalición anti-EIIL (Daesh, en árabe), liderada por Washington, o en cualquier otro contexto.

ask/anz/rba

Comentarios