• Presidente francés, Emmanuel Macron, da un mensaje del año nuevo, 31 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 5 de enero de 2019 23:36
Actualizada: domingo, 6 de enero de 2019 3:34

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, denuncia la “violencia extrema” empleada en las protestas de los “chalecos amarillos” para “atacar a la República”.

“Una vez más, una violencia extrema ha venido a atacar a la República, a sus guardianes, a sus representantes, a sus símbolos. Quienes cometen estos actos olvidan el corazón de nuestro pacto cívico. Se hará justicia. Todos deben serenarse para que pueda producirse el debate y el diálogo”, ha escrito Macron en un tuit.

Este sábado, al menos 50 000 personas han vuelto a recorrer por octava vez consecutiva las calles del país, convocadas por los “chalecos amarillos”, con protestas que han acabado en episodios de violencia callejera, altercados y enfrentamientos con los agentes antidisturbios.

En París, capital del país, las marchas comenzaron sin incidentes, pero la situación se torció a media tarde cuando los manifestantes desfilaban entre el Ayuntamiento y la Asamblea Nacional.

Según fuentes oficiales, grupos violentos atacaron a los agentes del orden con todo tipo de proyectiles y quemaron contenedores, motos y algunos vehículos, ante lo que los policías emplearon gases lacrimógenos contra ellos.

Una vez más, una violencia extrema ha venido a atacar a la República, a sus guardianes, a sus representantes, a sus símbolos. Quienes cometen estos actos olvidan el corazón de nuestro pacto cívico. Se hará justicia. Todos deben serenarse para que pueda producirse el debate y el diálogo”, ha tuiteado el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

 

Se han registrado incidentes parecidos, aunque de menor gravedad, en ciudades como Toulouse (con barricadas en el barrio de Cames), Nantes, Rennes, Montpellier y Beauvais.

“Vamos a manifestarnos aquí cada sábado, esto va a continuar en 2019”, aseguraba a través de un megáfono Sophie, una participante en el movimiento.

El Ejecutivo lanzó el viernes un mensaje de mano dura contra quienes persistan en acudir a las acciones organizadas, a los que tachó de “agitadores” que intentan derrocar al presidente del país por medio de una “insurrección”.

El movimiento de los “chalecos amarillos” surgió en noviembre pasado para oponerse a una subida del precio de los combustibles, pero después defendió causas más amplias relacionadas con los impuestos, el derecho a un referendo de iniciativa ciudadana y otras.

Desde el inicio del movimiento, ha habido más de 1500 heridos y miles de detenidos. Han muerto también diez personas, principalmente en accidentes ocurridos en bloqueos de carreteras.

mjs/mla/myd/mkh