• Un caza F-35 de EE.UU. en la pista de aterrizaje de la base aérea del Cuerpo de Infantería de Marina de Beaufort, 18 de septiembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 26 de octubre de 2018 18:49

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha criticado la decisión de Bélgica de comprar cazas furtivos estadounidenses F-35 en lugar de aviones europeos.

“La decisión está relacionada con un procedimiento belga, con las restricciones políticas del país, pero estratégicamente va en contra de los intereses europeos”, ha dicho este viernes el mandatario galo en declaraciones a la prensa en su visita a Bratislava, capital eslovaca.

De este modo, Macron ha reaccionado a la decisión del Gobierno belga que el jueves eligió el F-35 estadounidense para reemplazar su flota de aviones de caza F-16, en detrimento del Rafale del francés Dassault y de Typhoon del consorcio europeo Eurofighter.

Macron ha lamentado la medida de Bruselas que optó por cazas de EE.UU. “en vez de una opción europea” y, además, ha hecho hincapié en que sumará todos sus esfuerzos para que en el futuro se desarrollen las propuestas europeas.

Al mismo tiempo, el jefe de Estado galo ha enfatizado que resulta imprescindible que Europa promueva una verdadera capacidad en el sector de la industria defensiva. “Europa solo será fuerte si es realmente soberana y si sabe protegerse. Heredamos costumbres pasadas, los proyectos mencionados se lanzaron antes de mi llegada”, ha agregado.

La decisión está relacionada con un procedimiento belga, con las restricciones políticas del país, pero estratégicamente va en contra de los intereses europeos”, dice el presidente de Francia, Emmanuel Macron, sobre la decisión de Bruselas de comprar cazas furtivoz F-35 estadounidenses.

 

En un acuerdo de miles de millones de euros con la compañía estadounidense Lockheed Martin, el Gobierno belga dijo que comprará 34 cazas F-35 para reemplazar sus F-16 desde 2023.

Bélgica justificó la decisión diciendo que los F-35 ofrecen una mejor relación calidad-precio al tiempo que le permiten cumplir sus compromisos con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Sin embargo, los críticos dicen que tal decisión dejaría a Bélgica dependiente de los sistemas operativos y de mantenimiento firmemente bajo el control de EE.UU., al tiempo que daría un duro golpe a los esfuerzos de Europa para unificar sus capacidades de defensa.

ftn/lvs/fmd/mkh

Comentarios