• El expresidente de EE.UU. Donald Trump habla en un mitin para apoyar a candidatos republicanos, Ohio, 17 de septiembre de 2022. (Foto: Getty Images)
Publicada: domingo, 18 de septiembre de 2022 15:16

El expresidente estadounidense Donald Trump afirma que la crisis energética podría dejar a los alemanes sin país y hará que se rindan muy rápido ante los rusos.

De acuerdo con Trump, antes de que empezara la crisis energética en Europa había avisado a las autoridades de alto rango en Alemania, incluida la excanciller Angela Merkel, sobre los resultados que tendrá la gran dependencia energética de Rusia; sin embargo, sus alertas no fueron escuchadas.

“¿Quién diablos pensó que sucedería tan rápido?”, remarcó el expresidente en un mitin celebrado el sábado en la ciudad de Youngstown en el estado de Ohio (este) con el objetivo de respaldar al los candidatos republicanos en las próximas elecciones legislativas de medio término.

Ahora, agregó Trump, “[las autoridades alemanas] ya no se ríen. […] Y Alemania ahora está volviendo a lo antiguo, incluido el carbón, por cierto. Pero no tienen otra opción. No tendrán un país. No les quedará un país”, ratificó.

En esta línea, hizo referencia a la conversación que tuvo con Merkel recordando que le había dicho que le enviara la bandera blanca de rendición para Alemania porque el país va a cansar muy rápido de sus acciones hacia Moscú, ya que el gigante euroasiático suministra más del 72 % de su energía.

 

Estas declaraciones se realizan mientras el canciller alemán, Olaf Scholz, afirmó, el 11 de septiembre, que la nación está pasando un tiempo duro, aunque declaró que están preparando suministros para la temporada más fría del año.

Desde el inicio de la operación militar especial de Rusia en Ucrania el 24 de febrero pasado, los países europeos han empezado imponer rondas de sanciones a Moscú con el fin de presionar al gigante euroasiático y decidieron independizarse del gas y petróleo rusos; una decisión hasta el momento con efecto bumerán, ya que Moscú y su gigante de gas estatal Gazprom, que suministran más del 40 por ciento de las necesidades de gas a Europa, iniciaron a cortar el flujo de gas desde junio, lo que ha costado muy caro a los europeos.

nrl/ncl/mkh