• El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo.
Publicada: lunes, 2 de noviembre de 2015 22:28
Actualizada: lunes, 2 de noviembre de 2015 22:51

El proceso de independencia de Cataluña es un golpe de Estado y una sublevación que debe ser sofocada, ha advertido este lunes el canciller español, José Manuel García-Margallo.

"Estamos ante una sublevación, ante un golpe de Estado institucional (…) cuando uno se encuentra con una sublevación de estas características la sublevación se sofoca”, ha afirmado García-Margallo durante una entrevista con el canal de televisión español Antena 3.

Estamos ante una sublevación, ante un golpe de Estado institucional (…) cuando uno se encuentra con una sublevación de estas características la sublevación se sofoca”, ha afirmado el canciller español, José Manuel García-Margallo.

El ministro español de Asuntos Exteriores ha hecho estas declaraciones en referencia a la iniciativa de la lista unitaria independentista Juntos por el Sí y la Candidatura de Unidad Popular (CUP) para iniciar el proceso de independencia de Cataluña.

A continuación, ha urgido al Gobierno español a "restablecer el imperio de la ley" para impedir la creación de un estado catalán antes de que sea demasiado tarde y los independentistas logren su objetivo.

Al mismo tiempo ha advertido a los separatistas de que, incluso si consiguen dividir España, una hipotética Cataluña independiente nunca sería reconocida por la Unión Europea (UE) ni por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Una manifestación de los independentistas catalanes.

 

Por otra parte ha reiterado que comparte la postura del actual presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en que en la actual circunstancia, ante un "golpe institucional", que enfrenta Cataluña, es inviable una reforma de la Carta Magna.

Por último ha recordado a los independentistas que una reforma constitucional de dicho carácter requiere procedimiento, consenso y oportunidad política.

El 27 de septiembre de 2015, los partidos que impulsan la independencia de la región catalana se proclamaron ganadores de las elecciones parlamentarias, a las que habían dado carácter de plebiscito para la secesión.

También, el partido CUP llamó la semana pasada a desobedecer la legislación española, hecho que provocó la ira y preocupación del Gobierno central.

hgn/ncl/hnb

Comentarios