• Terminal de gas natural licuado (GNL) de Reganosa en Mugardos, suroeste de España.
Publicada: miércoles, 10 de agosto de 2022 18:06
Actualizada: miércoles, 10 de agosto de 2022 18:27

A pesar del enfrentamiento energético entre Europa y Rusia, España ha incrementado la compra de gas ruso reduciendo las importaciones desde Argelia.

Los últimos datos del Boletín Estadístico de Enagás, publicados este miércoles por el diario español El Debate, indican que las importaciones de gas procedente de Rusia se han incrementado en un 15,6 % en el periodo entre enero y julio del año en curso en España.

De acuerdo con el informe, el país ibérico ha comprado a Rusia 28 265 gigavatios hora (GWh) hasta julio y 5317 GWh solo durante el séptimo mes del año en curso. 

De este modo, Moscú se convirtió en julio en el cuarto principal proveedor del país miembro de la Unión Europea (UE), por detrás de Argelia (23,3 %), Estados Unidos (23,2 %) y Nigeria (16 %).

Esto en una situación que las compras españolas a Argelia han caído un 42 % interanual en el mismo periodo. La disminución se registra también en los datos acumulados, así que hasta julio la cuota de importación argelina se situó en un 24,5 %, frente al 48,8 % de un año antes.

 

Los ministros de Energía de los 27 países que conforman la UE pactaron el 26 de julio recortar el consumo de gas en 15 %, preparándose así para un posible cierre del suministro ruso en un momento en que Rusia ha realizado varios cortes a países europeos en respuesta a las sanciones impuestas en su contra por la operación que realiza desde febrero en Ucrania.

España ya había rechazado anteriormente la propuesta de Bruselas para disminuir el consumo del gas, pero por fin, se vio obligado a rendirse ante el plan del bloque comunitario. “Estamos obligados a decir que sí [...] Pensemos que nunca jamás se ha hecho esto”, denunció entonces la vicepresidenta de Transición Energética española, Teresa Ribera.

La tensión energética entre la UE y Moscú hará más difícil y costoso para el bloque llenar los depósitos antes de la temporada de calefacción de invierno. Europa acusa a Rusia de usar el gas para un “juego de poder” y Rusia responde que la situación es fruto de los embargos en su contra.

msm/mrg