• El presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez (izda.), y su homólogo boliviano, Evo Morales, Santa Cruz, 28 de agosto. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 11 de noviembre de 2019 16:23
Actualizada: lunes, 11 de noviembre de 2019 19:23

España critica el papel del Ejército y la Policía de Bolivia en la dimisión del presidente Evo Morales, tras protestas contra su reelección.

España se une a la avalancha de condenas internacionales ante el proceder del Ejército y la Policía de Bolivia en la coyuntura que atraviesa el país latinoamericano, ya que, según apostilla un comunicado difundido este lunes el Ministerio español de Exteriores al respecto, ese proceder recuerda a tiempos pasados de la historia latinoamericana, aún más cuando el presidente Evo Morales se decantaba por una nueva convocatoria a elecciones. 

“España condena que el proceso abierto ayer hacia una nueva convocatoria electoral se haya visto distorsionado por la intervención de las Fuerzas Armadas y de la Policía sugiriendo a Evo Morales que presentara su renuncia”, indica la nota.

Asimismo, la Cancillería española llama “a todos los actores a evitar el recurso a la violencia” y a “garantizar la seguridad de todos los bolivianos (...) incluyendo al propio expresidente Morales, sus allegados y los miembros de su administración”.

Por su parte, el secretario general del partido español Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha escrito en su cuenta de Twitter que “Golpe de Estado en Bolivia. Vergonzoso que haya medios que digan que el ejército hace dimitir al presidente. En los últimos 14 años Bolivia ha mejorado todos sus indicadores sociales y económicos. Todo nuestro apoyo al pueblo boliviano y a Evo Morales”.

España condena que el proceso abierto ayer hacia una nueva convocatoria electoral se haya visto distorsionado por la intervención de las Fuerzas Armadas y de la Policía sugiriendo a Evo Morales que presentara su renuncia”, se ha reiterado desde el Ministerio de Exteriores de España a través de un comunicado.

Morales renunció el domingo a su cargo después de casi 14 años en el poder, tras un golpe de Estado dirigido por la oposición, que en ningún momento reconoció su reelección en las elecciones del 20 de octubre.

En realidad, la renuncia del presidente se produjo después de que la Policía y las Fuerzas Armadas del país pidieran el domingo su renuncia. Morales había anunciado en la misma jornada la convocatoria de nuevas elecciones y la renovación de los miembros del Tribunal Supremo Electoral (TSE) para garantizar la paz en el país suramericano, escenario en las últimas semanas de violentos actos de sectores de la oposición en protesta por la reelección de Morales.

Asimismo Nicaragua, junto con México, Cuba, Rusia, Venezuela y Argentina han rechazado el golpe de Estado en contra de Morales. El Gobierno mexicano ha ofrecido, además, asilo a Morales, pero él dice que no tiene la intención de abandonar el país.

LEER MÁS: Rusia denuncia el golpe de Estado orquestado contra Morales

LEER MÁS: No tardan reacciones internacionales a la renuncia de Evo Morales

mrz/ctl/ask/mjs