• Aplazado por segunda vez el juicio de los bebés robados en España
Publicada: sábado, 19 de octubre de 2019 0:53

Un nuevo episodio en el escándalo de los bebés robados en España, una trama que comenzó con la dictadura franquista y siguió en los primeros años de la democracia.

Desde hace 44 años, Adelina Ibáñez, una mujer de 73 años, lleva 44 años buscando a su hijo Bruno. Denuncia que se lo robaron en la clínica Santa Cristina de Madrid, la capital española, el 29 de octubre de 1975. Está segura de haber visto cómo un matrimonio se llevaba al bebé.

El mismo día de los hechos, acudió al juzgado a interponer una denuncia contra los dos médicos que la atendieron durante el embarazo y el parto, al hospital y a la monja Sor María. La religiosa era una pieza clave en la trama que presuntamente actuó de forma impune en hospitales públicos y clínicas de toda España desde la dictadura franquista y hasta finales de la década de 1980, ya en democracia.

El certificado de su muerte en 2013, estando imputada en dos supuestos casos, levantó sospechas, ya que el número del parte de fallecimiento y la copia literal entregada después al Registro Civil no coincidían.

Este viernes se ha suspendido la vista del juicio, al no presentarse Joaquín Botija, acusado de haber supuestamente atendido el parto.

Quien sí ha asistido a la Audiencia Provincial ha sido José Zamarriego, el antiguo director de la clínica, quien ha sido citado como testigo. El centro médico también aparece en otras denuncias.

Adelina ha acudido a los juzgados acompañada de otras víctimas de casos similares. Con dificultades para caminar y conectada a una bombona de oxígeno, pero con fuerza para continuar su lucha.

El de Adelina Ibáñez es el segundo caso de bebés robados que llega a juicio en España, aunque se ha tenido que posponer a noviembre tras ausentarse el acusado. Adelina, pese a su delicado estado de salud, continuará luchando por encontrar a su hijo Bruno.

David Hernández, Madrid.

mhn/mkh

Comentarios