• El canciller en funciones de España, José Manuel García-Margallo.
Publicada: lunes, 30 de mayo de 2016 21:46

El canciller en funciones español, José Manuel García-Margarllo, ha enfatizado la negativa de España a reconocer la adhesión de Crimea a Rusia.

"España no acepta ni aceptará la adhesión de Crimea a Rusia, que fue fruto de una operación unilateral que en nuestra opinión es contraria al derecho internacional", ha afirmado este lunes el ministro de Exteriores en la inauguración de la Conferencia Internacional de Diplomacia Preventiva, celebrada en la Casa Mediterráneo de Alicante (este de España).

La península de Crimea se anexionó en el año 2014 a Rusia, una vez declarada su independencia respecto a Ucrania mediante un referéndum en el que el 96,8 por ciento de los participantes votó a favor de la secesión.

España no acepta ni aceptará la adhesión de Crimea a Rusia, que fue fruto de una operación unilateral que en nuestra opinión es contraria al derecho internacional", ha afirmado el canciller en funciones español, José Manuel García-Margarllo

García-Margarllo ha recordado que España, aprovechando su presidencia en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), consiguió que se aprobase una declaración en la que el principio de integridad territorial "se consagraba como el principio básico para mantener la paz y estabilidad internacional con excepción de tres supuestos: colonias, territorios ocupados militarmente y territorios en los que no se respeten los derechos fundamentales de los ciudadanos".

Asimismo ha puesto de manifiesto la disposición de Madrid a intensificar el diálogo con todas las partes en el conflicto de Ucrania: "Desde el punto de vista de nuestro Gobierno, con independencia de que se ratifiquen o no las sanciones a Moscú, somos partidarios de intensificar el diálogo con todas las partes, incluida Rusia”.

Sin embargo, ha denunciado que a pesar de la tregua en vigor en el este de Ucrania, determinada en el acuerdo de Minsk, los problemas persisten. “La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) constata violaciones casi diarias del alto el fuego y los monitores de la organización no tienen acceso a todo el territorio", agrega.

"La reforma constitucional ucraniana está pendiente, como está también pendiente la celebración de elecciones en el este del país o el otorgamiento de un estatus especial en las regiones de Donetsk y Lugansk", ha precisado.

Soldados ucranianos patrullan un sector cerca de Donetsk, en el este de Ucrania.

 

Después de la reincorporación de Crimea a Rusia, las autoproclamadas repúblicas del este de Ucrania (Lugansk y Donetsk) abogaron por seguir el ejemplo de esta península, de manera que comenzó una crisis en la que estas dos regiones han sido escenario de enfrentamientos mortales entre las fuerzas independentistas y el Ejército ucraniano. Los choques han dejado cerca de 8000 muertos y 1,6 millones de desplazados.

bhr/ncl/hnb