• Alfonso Rus, expresidente de la Diputación de Valencia (este de España) y expresidente del Partido Popular en la provincia del mismo nombre.
Publicada: martes, 26 de enero de 2016 15:07

La policía española ha detenido este martes a Alfonso Rus, expresidente de la Diputación de Valencia (este) y expresidente en la provincia del PP, por presunta corrupción en la empresa pública Imelsa.

La operación se origina en una denuncia presentada en 2014 por la rama local de la coalición Izquierda Unida (IU). Rus está acusado de colaborar con el exgerente de Imelsa (Impulso Económico Local, S.A.) en la creación de una empresa pantalla, Berceo Mantenimientos, para facturar a cinco compañías que cobraban de la empresa pública trabajos a todas luces ficticios. En el proceso, se habría desviado dinero público para pagar comisiones.

Uno, dos, 2000, 3000… y 12.000 euros. Dos millones de pelas”, contaba en una grabación la voz atribuida a Alfonso Rus, entonces presidente de la Diputación de Valencia (este de España).

En mayo de 2015, se difundieron grabaciones en que se oía, presuntamente, a Alfonso Rus contando billetes correspondientes a tales comisiones: “Uno, dos, 2000, 3000… y 12.000 euros. Dos millones de pelas”, decía la voz, que el ex alto cargo del Partido Popular (PP) niega que fuera la suya.

A raíz de la difusión de las grabaciones, Rus fue apartado tanto de la presidencia de la Diputación, que ocupaba desde 2007, como del propio partido, en el que presidía desde 2004 la sección provincial valenciana.

En relación con la trama Imelsa y también este mismo martes, la Guardia Civil española ha registrado la sede del Partido Popular en el Ayuntamiento de Valencia en lo que se ha denominado ‘operación Taula’. Se prevén 24 detenciones y 33 registros en las tres provincias de la Comunidad Valenciana, según fuentes policiales citadas por Europa Press.

No ha sido una manzana podrida sino un cesto que ha propiciado la podredumbre”, denuncia el presidente de la Generalidad de Valencia, José Francisco ‘Ximo’ Puig.

Además de los domicilios particulares, está previsto el registro de la empresa pública constructora de colegios Ciegsa, de la Fundación Jaume II y de la sede del Club Deportivo Olímpico de Játiva. Igualmente, se han embargado 150 vehículos de lujo de los implicados y se han bloqueado 252 cuentas bancarias.

José Francisco ‘Ximo’ Puig, presidente de la Generalidad Valenciana y secretario general de la rama valenciana del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

 

El nuevo escándalo de corrupción del PP ha suscitado la indignación de la clase política local. La operación “demuestra que el PP cobijó la corrupción durante mucho tiempo, con una actitud desleal con los valencianos”, ha dicho el presidente de la Generalidad de Valencia, Ximo Puig. “No ha sido una manzana podrida sino un cesto que ha propiciado la podredumbre”, ha añadido.

Por su parte, la vicepresidente del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, ha apuntado a la responsabilidad del presidente en funciones del Gobierno español —y presidente del PP desde 2004—, Mariano Rajoy: “siempre ha mirado a otro lado mientras se beneficiaba de la corrupción que los perpetuaba en el poder”, ha ironizado.

El ‘Partido Podrido’ está inhabilitado para gobernar ninguna institución, y menos el Gobierno de España”, afirma la vicepresidente de la Generalidad de Valencia, Mónica Oltra.

“El ‘Partido Podrido’ —apelativo corriente en España para referirse al PP entre sus detractores— está inhabilitado para gobernar ninguna institución, y menos el Gobierno de España”, ha dicho Oltra.

El descubrimiento de sucesivos casos de corrupción en el PP ha sido una constante a lo largo de la pasada legislatura. Muchos de los dirigentes más destacados del partido han debido declarar ante el juez, y en Internet circulan fotografías de grupos numerosos de dirigentes ‘populares’, todos ellos imputados en una u otra causa judicial.

El propio partido fue imputado —primer caso en los 38 años del actual régimen político— el viernes pasado por la destrucción de los discos duros de su extesorero Luis Bárcenas, que ha afirmado tener una grabación del propio Rajoy recibiendo dinero negro, presuntamente para borrar el rastro de la contabilidad B de la formación.

mla/ncl/rba