•  El director general de la AIEA, Rafael Grossi, ofrece una rueda de prensa en Viena, la capital austriaca, 1 de marzo de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 2 de marzo de 2021 1:43

La AIEA advierte que inspecciones del programa nuclear iraní no deben convertirse en ‘moneda de cambio’ en negociaciones para la total implementación del acuerdo.

En una rueda de prensa posterior a una reunión de la Junta de Gobernadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), celebrada este lunes en Viena, su director general, Rafael Grossi, ha destacado lo indispensable que son las inspecciones para dar un nuevo impulso al acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés).

El trabajo de inspección de la AIEA debe ser preservado. No deberíamos ser una moneda de cambio en la mesa de [negociaciones]”, ha señalado Grossi, en referencia a la reciente limitación a sus inspectores para que accedan a las instalaciones nucleares de Irán.  

“Es una gran pérdida”, ha dicho al ser preguntado sobre el alcance de las restricciones a sus inspectores en la verificación de las actividades nucleares en los centros de Irán. Sin embargo, cuando se le ha cuestionado sobre si la agencia de la ONU aún podía confirmar a la comunidad internacional que el programa nuclear iraní era exclusivamente pacífico, él ha respondido: “Hasta ahora todo ha ido bien”.

 

La mencionada restricción se debe a que la República Islámica ha suspendido la implementación del Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear, a instancias de una ley del Parlamento iraní, denominada ‘Acción Estratégica para Levantar las Sanciones’, que busca obligar a EE.UU. a poner fin a todas las medidas sancionatorias de carácter ilegal y unilateral que ha venido imponiendo contra la República Islámica, tras su retirada del pacto nuclear en mayo de 2018.

El pasado domingo, Irán y la AIEA llegaron a un acuerdo, conforme al cual, el ente internacional no podrá acceder a su red de cámaras de vigilancia en sitios nucleares, pero Teherán conservará las imágenes durante tres meses para luego entregarlas a la AIEA, siempre y cuando Washington levante las sanciones.

El consenso se alcanzó después de que Irán empezara a reducir gradualmente sus compromisos nucleares, a mediados de 2019, tal y como le da derecho el acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1 ―entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania―

De hecho, EE.UU. violó el pacto y los signatarios europeos del convenio no fueron capaces de garantizar los intereses de Irán después de la infracción del país norteamericano.

krd/ctl/hnb