• Una unidad de la Fuerza Naval del CGRI de Irán vigila el retenido petrolero británico Stena Impero, Bandar Abás, 21 de julio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 22 de julio de 2019 5:48
Actualizada: lunes, 22 de julio de 2019 10:18

El Reino Unido, enfurecido por su imagen empañada tras la retención de Stena Impero por Irán, habla de la posible involucración de Rusia en el caso.

El diario británico Sunday Mirror informó el domingo que la Inteligencia Militar Británica (MI6) y el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ, por sus siglas en inglés) han iniciado las investigaciones sobre esa versión.

Según afirma el periódico, “hay temores” de que el petrolero británico fuera guiado hacia las aguas iraníes debido a una manipulación de su Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por sus siglas en inglés) realizada por una tecnología de “espionaje” rusa.

“Rusia cuenta con una tecnología para falsificar el GPS, con la que podría haber ayudado a Irán en esta aventura”, indicó el rotativo, citando anónimamente a una fuente del servicio de seguridad británico.

Rusia cuenta con una tecnología para falsificar el GPS, con la que podría haber ayudado a Irán en esta aventura”, señaló el diario británico Sunday Mirror, sobre la supuesta involucración de Rusia en la incautación del petrolero británico Stena Impero por parte de Irán en el estrecho de Ormuz.

 

En esta misma línea, el diario señaló que la supuesta participación de Moscú en la incautación del petrolero británico sería posible “solo con la aprobación del presidente ruso”, Vladimir Putin.

La Fuerza Naval del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán capturó el viernes el buque cisterna Stena Impero por transitar en dirección contraria a la ruta marítima, apagar su sistema de GPS e ignorar las advertencias emitidas desde Irán mientras atravesaba el estrecho de Ormuz.

LEER MÁS: Irán: Buque británico fue retenido por operaciones de aventurismo

Las autoridades iraníes critican a Londres por ser cómplice del terrorismo económico de EE.UU. luego de que el país europeo detuviera, el 4 de julio, el superpetrolero Grace 1, cargado con crudo iraní, en las aguas españolas del estrecho de Gibraltar. A juicio de Teherán, dicha retención se produjo a petición de la Casa Blanca que busca “reducir a cero” las exportaciones petroleras iraníes como parte de sus sanciones extraterritoriales contra el país persa.

LEER MÁS: Irán: Bolton quiere arrastrar al Reino Unido a un atolladero

msm/mnz/mkh

Comentarios