• Paramédicos trasladan a un hombre herido tras ataques islamófobos, Christchurch, Nueva Zelanda, 15 de marzo de 2019.
Publicada: sábado, 16 de marzo de 2019 2:01
Actualizada: sábado, 16 de marzo de 2019 19:15

Hezbolá ha condenado en términos enérgicos la masacre de musulmanes en Nueva Zelanda, que, a su juicio, fue el resultado de seguir la política de odio de EE.UU.

Brenton Tarrant, de 28 años, mató el viernes a al menos 49 personas en dos mezquitas en la ciudad de Christchurch (en la isla Sur). El terrorista, de origen australiano, se describe a sí mismo en un manifiesto de 74 páginas como “xenófobo”, “fascista” y admirado del presidente de EE.UU., Donald Trump, es más, para él, Trump es el “símbolo de la identidad blanca renovada”.

El Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), en un comunicado emitido la misma jornada, ha repudiado “el acto terrorista” que dejó varios muertos y heridos entre los fieles en medio del rezo colectivo del viernes en este país oceánico.

De igual modo, ha advertido de que semejantes “actos extremistas” contra los musulmanes y los inmigrantes se realizan en línea con “la política de odio” de Washington. El racismo de EE.UU., según la Resistencia libanesa, contradice “los valores religiosos”, que abogan por el diálogo y la tolerancia.

Hezbolá además ha pedido a las autoridades neozelandesas que hagan todo lo posible para impedir la repetición de incidentes de esta índole, además de urgir al enjuiciamiento de los autores directos e intelectuales de esta masacre.

 

El Movimiento libanés de Resistencia Islámica ha expresado sus sinceras condolencias a las familias de las víctimas y ha pedido a Dios todopoderoso la pronta recuperación de los heridos.

El atacante llegó a la mezquita Al-Noor a las 13:40, hora local, en la ciudad de Christchurch (en la isla Sur), y abrió fuego contra unas 400 personas, matando a 41 de ellas. Luego subió a su vehículo y condujo más de seis kilómetros para llegar al centro islámico Linwood, donde mató a otras siete personas. Uno de los heridos pereció posteriormente en el hospital, elevando la cifra a 49.

Los asaltos, descritos como “terroristas” por las autoridades neozelandesas, han sido condenados por el mundo entero. Irán ha instado a todos los Gobiernos a no permitir que ideologías “racistas e islamófobas pongan en peligro la seguridad y la tranquilidad de los ciudadanos de los países”.

En los últimos años, los ataques islamófobos de extrema derecha han ido en aumento en diferentes países occidentales, como Estados Unidos, Francia, España y Alemania.

ask/ctl/myd/rba

Comentarios