• Unos agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.
Publicada: viernes, 7 de octubre de 2022 15:15

Un informante revela que más de 660 miembros de la policía federal de EE.UU., FBI, dejaron la agencia para evitar la rendición de cuentas por acoso sexual.

El senador estadounidense Chuck Grassley ha indicado que un denunciante, a quien no nombró, proporcionó un informe interno del Departamento de Justicia que indicaba que 665 agentes y empleados, incluidos 45 funcionarios de alto nivel, del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos renunciaron o se jubilaron entre 2004 y 2020 para no responder a denuncias de acoso sexual en las últimas dos décadas, según recoge el jueves el diario local The Hill.

Los agentes, empleados y mandos involucrados abandonaron la agencia para evitar recibir cartas disciplinarias finales luego del inicio de investigaciones por mala conducta sexual dentro del FBI.

“Las acusaciones y los registros pintan una imagen vergonzosa de abuso con el que las mujeres dentro del FBI han tenido que vivir durante muchos años. Este abuso y mala conducta es escandaloso y más que inaceptable”, escribió Grassley en una carta que envió el miércoles al director del FBI, Christopher Wray y al secretario de Justicia, Merrick Garland.

 

En la carta, el senador estadounidense ha pedido al FBI que aclare el caso después de esta revelación. Cuestionado al respecto, el FBI dijo que tenía la intención de responder primero al comité de supervisión. Se negó a comentar específicamente sobre la acusación del denunciante o proporcionar su propio recuento de casos disciplinarios y que cuántos de ellos involucraron conducta sexual indeseada.

La oficina de Grassley afirmó que los funcionarios del Departamento de Justicia crearon la revisión interna luego de una investigación de la agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP) en 2020 que reveló denuncias de acoso sexual que involucraban al menos a seis altos funcionarios del FBI.

En un intento para tapar las denuncias del acoso sexual, la investigación de AP halló que el FBI optó por transferir silenciosamente a sus altos funcionarios que enfrentaban acusaciones o permitirles jubilarse con todos los beneficios. Entre ellos hay un subdirector del FBI ahora jubilado.

Es más, la violencia sexual constituye un grave problema en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de las denuncias por casos de violación o acoso sexual en las instituciones armadas estadounidenses acaban siendo archivadas o sin condenas.

tmv/rba