• Personal militar estadounidense junto a un sistema de cohetes de artillería de alta movilidad M142 (HIMARS) en Riad, Arabia Saudí, 6 de marzo de 2022.
Publicada: lunes, 20 de junio de 2022 23:15
Actualizada: martes, 21 de junio de 2022 1:44

Países de Asia Occidental acaparan casi mitad de entregas de armas de EE.UU., principalmente por Riad con aumento de más de 100 % de importación de tales armas.

Las exportaciones de armas de EE. UU. crecieron un 14 % entre 2012–16 y 2017–21, aumentando su participación mundial del 32 % al 39 %, según un informe anuario del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI, por sus siglas en inglés).

De hecho, la región de Asia Occidental representó el 43 por ciento de las transferencias de armas de Estados Unidos, tal y como citó el lunes el portal Middle East Monitor al artículo de SIPRI.

Conforme al texto, el aumento de las entregas de armas estadounidenses a Arabia Saudí en un 106 % es particularmente importante para el crecimiento de las exportaciones de Washington.

 

Asimismo, las importaciones de armas de Riad, el segundo mayor importador de armas del mundo, incrementaron un 27 % entre 2012-16 y 2017-21, mientras continua la campaña bélica de Arabia Saudí y sus aliados contra la nación yemení, lanzada en 2015.

Además, reveló, Asia Occidental se ha situado en el segundo lugar a nivel mundial en cuanto al tamaño de las importaciones de armas, es decir, el 32 % de las compras mundiales de armas van a parar a la región.

Según el instituto, cuatro países árabes figuraron entre los diez primeros países importadores de armas del mundo durante el periodo 2017-2021, incluidos Arabia Saudí, Egipto, Catar y los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

El informe sale a la luz, mientras el presidente norteamericano, Joe Biden, está en el ojo del huracán por la millonaria venta de armas para apoyar a la llamada coalición, liderada por el reino árabe, contra la nación yemení.

En este sentido, el senador estadounidense Bernie Sanders y el representante Rohit Khanna denunciaron el pasado diciembre que Washington ha apoyado y sigue profundamente involucrado en esta guerra, enfatizando que es hora de acabar con esta complicidad.

mdh/hnb