• Misiles balísticos Hwasong-15 en un desfile militar en Pyongyang (capital de Corea del Norte), 8 de febrero de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 25 de febrero de 2021 8:44
Actualizada: jueves, 25 de febrero de 2021 10:52

Un alto cargo militar norteamericano avisa que Corea del Norte representa una de las amenazas más inmediatas para su país por poder usar sus armas contra EE.UU.

“Nuestra capacidad nacional de defensa antimisiles está claramente enfocada en Corea del Norte en este momento, no en China, Rusia o Irán”, dijo el martes el general de la Fuerza Aérea de EE.UU., John Hyten, en un seminario virtual organizado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés), con sede en Washington D.C.

Hyten, el segundo oficial militar de mayor rango del Ejército de EE.UU., invitó a los participantes del evento a revisar en los archivos reprográficos todo lo relacionado con los desfiles militares de Corea del Norte desde 2017 para que se percaten de la amenaza que supone el inmenso arsenal de misiles balísticos exhibidos en estas marchas.

“Sin entrar en los detalles clasificados […] solo diré [...] vayan y miren los vídeos de los desfiles de Corea del Norte, y verán el poderío misilístico exhibido en esos desfiles desde 2017”, subrayó el general norteamericano.

Al ver todas esas imágenes, agregó Hyten, se puede entender que los norcoreanos “continúan avanzando su poderío, lo que significa que, en el lado defensivo, nosotros también tenemos que continuar avanzando”.

 

Tras recalcar que el desafío que plantea ahora Corea del Norte es el mismo que han supuesto otros a lo largo de la historia, el general estadounidense especificó que, en este caso a diferencia de los otros, Pyongyang “tiene el potencial de usar sus armas contra Estados Unidos”.

Corea del Norte realizó su sexta y última prueba de armas nucleares en septiembre de 2017, a la que también siguió una serie de pruebas de misiles de largo alcance que se interrumpió con el inicio de las conversaciones destinadas a desmantelar los programas de misiles balísticos y nucleares de Pyongyang con Estados Unidos a cambio del alivio de sanciones que pesan en su contra.

Sin embargo, en este momento, se observa un estancamiento prolongado de las negociaciones entre Corea del Norte y EE.UU., porque ambos países no han conseguido avances reales en las conversaciones bilaterales, especialmente luego de que, en la segunda reunión entre el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el entonces presidente estadounidense, Donald Trump, en Vietnam, Washington rechazó levantar el bloqueo impuesto a Pyongyang, pese a que este país asiático había interrumpido sus pruebas nucleares y de misiles.

krd/ncl/mrg