• El presidente de EE.UU., Donald Trump, firma una placa en el muro fronterizo en Texas, 12 de enero de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 16 de enero de 2021 3:21

El impacto de la COVID-19 marca el último año del presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, que detrás de sí deja un déficit público de 7,8 billones de dólares.

Las secuelas de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, marcarán el último año del mandato de Trump. La crisis de salud y la posterior debacle económica cerró el 2020 con la peor destrucción de empleo desde que se registran estos datos en 1939. Solo en diciembre, se perdieron 140 000 empleos y las ventas minoristas cayeron un 0,7 %.

Para hacer frente a esta situación, el masivo desembolso público, en forma de dos paquetes de estímulo, uno por algo más de 2 billones de dólares y otro por alrededor de 900 000 millones de dólares, incrementó sensiblemente la deuda del país.

Durante los cuatro años del Gobierno del magnate republicano, la deuda nacional ha aumentado en casi 7,8 billones de dólares hasta un total de 27,7 billones de dólares, según la plataforma USDebtClock.org.

 

El aumento equivale casi al doble de lo que los estadounidenses deben en préstamos estudiantiles, automóviles, tarjetas de crédito y cualquier otro tipo de deuda que no sean hipotecas. Es decir, alrededor de 23 500 dólares por contribuyente, tal y como indican los datos de la Reserva Federal de Nueva York, recogidos por el portal ProPublica.

La Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) estima que el déficit cerró el año pasado en los 3,3 billones de dólares, alrededor del 16 % del Producto Interior Bruto (PIB). En estos momentos, se prevé que, en el ejercicio en curso, el déficit baje considerablemente, pero seguirá rondando casi el 9 % del PIB.

Eso sí, estas cifras todavía no digieren el potencial plan de estímulo de 1,9 billones de dólares presentado el jueves por la Administración del presidente electo, el demócrata, Joe Biden. A la espera de una actualización, la CBO estima que, para 2023, el déficit disminuirá al 4,9 %, a medida que los gastos relacionados con la pandemia disminuyan y la economía mejore.

krd/ctl/rba