• La fachada del edificio del Departamento del Tesoro de Estados Unidos en Washington DC, la capital de EE.UU.
Publicada: miércoles, 23 de septiembre de 2020 19:29

EE.UU. ha sancionado a ocho personas y siete entidades relacionadas al Kremlin por la presunta injerencia extranjera en Washington y evadir los embargos.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha impuesto embargos este miércoles a las entidades e individuos vinculados al empresario ruso Evgueni Prigozhin, cercano al presidente Vladimir Putin, que operan en la República Centroafricana.

Los nuevos embargos también afectan a las personas que han colaborado con el Servicio Federal de Seguridad (FSB, por sus siglas en ruso) de Rusia —acusado por Washington de interferir en las elecciones estadounidenses— o aquellos que han contribuido a los supuestos esfuerzos para evadir las sanciones antirrusas.

El Tesoro ha impuesto sanciones también a la empresa Optima Freight, con sede en Finlandia, acusada de adquirir equipo submarino en un esfuerzo por evadir las sanciones estadounidenses, junto con su propietario Nikita Kovalevskij y sus propiedades.

Entre otras entidades sancionadas hay la empresa Okeanos, una firma de tecnología con sede en San Petersburgo —ciudad situada en el noroeste de Rusia—, por cooperar con las agencias de seguridad rusas en el campo de las operaciones submarinas en Crimea.

 

Como resultado de las medidas restrictivas, todas las propiedades de estos individuos y entidades en EE.UU. serán bloqueadas y ellos no podrán realizar transacciones con los ciudadanos estadounidenses.

El Tesoro ha amenazado además con sancionar a las personas no estadounidenses que realicen transacciones con las citadas entidades y los individuos sancionados.

Las relaciones entre Rusia y Estados Unidos se han tensado en torno (entre otros procesos) a la crisis de Ucrania y a las presuntas injerencias rusas en las presidenciales estadounidenses de 2016, que el Kremlin niega. Washington, además, ha endurecido en los últimos años las sanciones a Moscú recurriendo a falsos pretextos.

Rusia, a su vez, ha denunciado que los asuntos rusos son utilizados deliberadamente por parte de Washington como una herramienta para lograr sus propios objetivos oportunistas, y ha advertido que el “juego de sanciones inútiles” no “quedará sin respuesta”.

ftm/rha/krd/mrg